Cocina y entrada de uno de los pisos que se alquila en Internet
Cocina y entrada de uno de los pisos que se alquila en Internet

El drama del alquiler: un zulo tipo camarote de 10 metros cuadrados por 400 euros

Los altos precios de las viviendas hacen que surjan «ofertas» de inmuebles que son, prácticamente, inhabitables

MADRIDActualizado:

El calentamiento de los precios del alquiler es uno de los grandes problemas de la capital. La poca oferta y alta demanda se ha convertido en uno de los quebraderos de cabeza para aquellos que buscan piso y que, en muchas ocasiones, ni siquiera puede responder con sus ingresos debido a los altos costes.

Según los últimos datos, Madrid es la comunidad más cara para alquilar, con una mensualidad media que se sitúa en los 1.395 euros. Si queremos un piso en mejores condiciones o, al menos, con más metros cuadrados, por ejemplo, 120 el precio ya sube a los 1.725 euros. Pero en algunos portales web de internet se pueden encontrar auténticas «gangas». Así las vendes los anunciantes. En realidad, son zulos en los que las personas se ven «obligadas» a entrar por los precios de los otros inmuebles. «Coqueto estudio», de esta manera definen a un apartamento que no tiene luz natural, pero en el que el inquilino podrá sentirse como «en un camarote de barco». Esta es una de las últimas ofertas irrisorias que aparecen en la capital.

Baño del inmueble que se oferta en Internet
Baño del inmueble que se oferta en Internet

El piso en cuestión se sitúa en el barrio de la Latina, al lazo de la plaza de la Cebada. «Tiene vitrocerámia, nevera y lavadora. La cama es de 90 centímetros, no se adapta a parejas», dice la descripción. Lo mejor es el baño: «En él está la ducha que está diseñada como un camarote (mejor verlo)». La inmobiliaria que lo alquila indica que es mejor hacer una visita porque, según se puede observar en las imágenes, el baño es un pequeño cuarto en el que difícilmente entra una persona y la ansiada ducha ni siquiera cuenta con un plato, está a ras del suelo al lado del lavabo, por lo que la inundación es muy probable que se produzca. ¿El precio? 400 euros por solo 10 metros cuadrados. Situado en un bajo interior, se pide, además, un més de honorarios de agencia, un mes de alquiler y un mes de fianza. Los gastos del piso (luz, agua e internet) se deben pagar aparte.

Entrada al inmueble
Entrada al inmueble

«Abuhardillado». Es es el calificativo de un piso de la calle de Cabestreros. En realidad, para entrar al piso hay que hacerlo de rodillas, por la puerta solo cabe de pie un niño. El habitáculo se encuentra en una quinta planta sin ascensor. Está amueblado y equipado, pero no dispone de certificación energética «aún». «Nada hay tan barato en el centro de Madrid para vivir independiente», comentan los arrendadores. Su precio, precisamente, no es bajo: 520€ por 15 m2. ¿Lo bueno? La sinceridad de los arrendadores. Ellos mismo admiten que hay que agacharse para entrar en el dormitorio.