Alberto Núñez Feijóo junto a María Jesús Montero en un acto reciente en La Coruña
Alberto Núñez Feijóo junto a María Jesús Montero en un acto reciente en La Coruña - IAGO LÓPEZ
POLÍTICA

Feijóo no descarta sumarse al frente catalán por la deuda del Gobierno con Galicia

La Xunta advierte de que «no va a renunciar a ninguna vía» para que se le abonen los 700 millones de euros pendientes

SANTIAGOActualizado:

El anuncio de la Generalitat de Cataluña de que presentará una demanda al Gobierno por impago puede generar un efecto dominó en otras comunidades autónomas con reclamaciones al Estado pendientes de ser satisfechas. Es el caso de Galicia, que viene reclamando de forma insistente, desde hace meses, la transferencia de 700 millones de euros. Y la paciencia empieza a agotarse.

Tras el movimiento catalán, el Gobierno gallego asegura que «no va a renunciar a ninguna vía para hacer efectivo el ejercicio de sus derechos en defensa de los intereses de todas las gallegas y gallegos», según consta en la posición oficial trasladada desde la Consellería de Facenda. Hasta ahora la Xunta ha mantenido un escrupuloso respeto institucional, a pesar incluso de los desplantes de varios ministros en sus visitas a la Comunidad, pero la ofensiva catalana abre la puerta a ir más allá de las múltiples y reiteradas reclamaciones, efectuadas en declaraciones públicas, mediante envío de cartas o en encuentros informales.

«La reclamación de Cataluña pone de manifiesto que se trata de un problema global que afecta a todas las comunidades autónomas y que por lo tanto necesita una solución global e inmediata», se incide desde la Xunta. Por tanto, «el Gobierno central debe ejercer su responsabilidad de gobernar y transferir de manera urgente a las comunidades autónomas unos fondos que ya están recaudados y en su poder para no comprometer el normal funcionamiento de los servicios públicos».

«Galicia fue la primera comunidad autónoma que demandó una solución para esta situación y lo hizo incluso antes de que el Gobierno central estuviese en funciones», se recuerda desde el Gobierno gallego, que reivindica su posición de liderazgo en este asunto. Un problema de tal magnitud que fue objeto incluso de debate en el Parlamento autonómico, que dio salida a una proposición para que se insistiera en las reclamaciones al gabinete Sánchez; solo los socialistas se pusieron de perfil y se abstuvieron.

«Los necesitamos ya»

Del «agujero» de 700 millones de euros, preocupan especialmente 530 millones, correspondientes a las entregas a cuenta e IVA de 2017, por estar incluidos en los Presupuestos de este año. «Se trata de fondos que son nuestros y necesitamos ya», remachan desde la Xunta.

Su presidente, Alberto Núñez Feijóo, ha apelado con insistencia al Gobierno para que resarza la deuda. Sin éxito. Llegó incluso a mantener un encuentro informal con la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, aprovechando su visita a Galicia, pero no logró arrancar ningún compromiso. Se topó, en cambio, con el argumento de que el Gobierno tiene las manos atadas mientras no esté constituido. Feijóo propuso emplear la herramienta de los reales decretos, fórmula que la ministra ni siquiera mencionó.

Ahora, una vez que la Generalitat de Cataluña anuncia que abre el frente judicial, y eleva la presión, desde la Xunta ya no se descarta nada. Cualquier «vía» puede ser válida para que el Gobierno mueva ficha y desbloquee unos fondos cuya merma está generando ya tensiones de tesorería y amenaza el pago de las nóminas a los funcionarios, además de comprometer los servicios públicos.