Acto conjunto del noroeste a favor del Corredor, en la ciudad de la Cultura de Santiago
Acto conjunto del noroeste a favor del Corredor, en la ciudad de la Cultura de Santiago - MIGUEL MUÑIZ
INFRAESTRUCTURAS

Europa confirma el ramal noroeste del Corredor pero deja fuera a Oporto

La UE no incluye en la red básica el eje luso con Vigo, que sin embargo podrá optar a financiación

SantiagoActualizado:

Una de cal y otra de arena. La Unión Europea ha ratificado la inclusión del noroeste en el Corredor Atlántico de mercancías — tal y como venían reclamando Galicia, Asturias y Castilla y León— pero deja fuera de sus prioridades al eje que une Vigo y Oporto. En la madrugada del pasado viernes, el Parlamento comunitario y el Consejo alcanzaron un acuerdo provisional sobre el denominado «Mecanismo Conectar Europa», llamado a reforzar la movilidad sostenible y a impulsar infraestructuras que tiendan puentes entre países miembros.

El pacto recoge la principal demanda de las autonomías del noroeste: engancharse al Corredor a través de la línea La Coruña-Vigo-Orense-León, y con ello, tener acceso a las principales redes transeuropeas de ferrocarril de mercancías. Sin embargo, otorga un papel secundario a la integración del norte de Portugal en el proyecto; un eje considerado estratégico para la Xunta. Es cierto que pasará por primera vez a considerarse como una red global, pero la UE no ha aceptado su categoría como red básica. Aún así, podrá optar una financiación específica —como sección transfronteriza— de hasta el 50%.

Dos días antes de que fructificaran las negociaciones, la Comisión propuso que el marco financiero plurianual de la UE (2021-2027) recogiera un incremento de fondos para el «Mecanismo». Solo en infraestructuras de transporte, el presupuesto alcanzaría los 30,6 billones de euros. Dentro de esa propuesta, se hacía referencia a las muchas iniciativas enviadas desde España para ampliar la extensión del Corredor Atlántico y garantizar los vínculos con los grandes puertos marítimos, entre los que destacaba Gijón y La Coruña.

Un paso esperado

Con el objetivo conseguido, ayer fue un día también para valoraciones políticas. En los micrófonos de la Radio Galega, la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, dio la bienvenida al pacto después de que la Xunta llevara «casi una década trabajando» en la inclusión del noroeste. Además de reconocer el paso adelante dado en su momento por Mariano Rajoy y el exministro de Fomento, Íñigo de la Serna, Vázquez subrayó la importancia de que el Corredor «se traduzca en una modernización real de las infraestructuras», y para ello instó a Fomento a elaborar un plan director «imprescindible» del que, de momento, apenas se han perfilado las líneas maestras.

A finales del pasado enero, Galicia, Asturias y Castilla y León reclamaron al Gobierno que invirtiera 3.100 millones para adaptar las infraestructuras y que diseñara una hoja de ruta sólida con la que negociar fondos ante Bruselas. La respuesta de Fomento llegó poco después: en febrero, presentó las grandes prioridades de un plan en el que preveía gastar 3.558 millones hasta el 2030. La Xunta, pese a lo grueso de las cifras, rebajó el montante a 1.286 millones. Entonces, matizó que una parte de las actuaciones contempladas ya habían sido ejecutadas, o que otras no se corresponden con el tren de mercancías.

Quien también celebró el pacto fue José Blanco, exministro de Fomento, y ahora eurodiputado socialista. «Con el acuerdo de hoy, Galicia da un paso crucial en la integración de su red ferroviaria en Europa, lo cual redundará en una mejor vertebración y mejoras de competitividad para nuestro tejido productivo», escribió en sus redes sociales.