Irene Marín, Myriam Garabito y Mar Lorenzo, ayer, durante la presentación del informe
Irene Marín, Myriam Garabito y Mar Lorenzo, ayer, durante la presentación del informe - XOÁN REY/EFE
Informe

El 27% de los niños gallegos viven en hogares en riesgo de pobreza

Unicef pide más ayuda a la escolarización de 0 a 3 años para apoyar el éxito educativo futuro

SantiagoActualizado:

La crisis económica no ha pasado sin daños por los hogares; el poder adquisitivo de las familias ha retrocedido y un 27% de los niños y niñas en Galicia, algo más de uno de cada cuatro (casi dos puntos más que en la población global), residen en unidades en riesgo de pobreza o exclusión social. El dato, correspondiente a 2016 y recogido por Unicef en su informe «La infancia en Galicia 2018», sitúa a la Comunidad seis puntos porcentuales por debajo del promedio del conjunto estatal pero, en cualquier caso, mantiene la organización, obliga a impulsar un «programa presupuestario específico para la infancia», en la línea, añade, de los trabajos ya iniciados por la Xunta para la «identificación de los programas de gasto y de beneficios fiscales con efectos directos o indirectos para la infancia, en base a las recomendaciones de Unicef Comité Español». Al respecto, el informe señala la eficacia de las prestaciones monetarias a las familias con niños mostrada en investigaciones realizadas para Unicef España, entre las que se evaluó una prestación universal de 1.200 euros por hijo a cargo hasta los 18 años.

El documento, entregado este jueves al Parlamento autonómico, ha contado en su elaboración con un amplio equipo de investigadores de la Universidade de Santiago (USC), así como con aportaciones directas de niños y jóvenes, con la intención última de fortalecer la información disponible sobre la situación de la infancia y facilitar una base sólida a las actuaciones encaminadas a garantizar sus derechos y asegurar sus oportunidades. Al respecto, Myriam Garabito, presidenta de Unicef Comité Galicia, demandó a nivel autonómico la puesta en marcha con inversión suficiente de la Estratexia Galega de Infancia e Adolescencia (EGIA), el impulso de una ley gallega de infancia y adolescencia y la creación y dotación del Observatorio Galego da Familia e da Infancia.

Entre los datos positivos, subrayaron la reducción de las tasas de abandono educativo temprano en la Comunidad y los buenos niveles de escolarización (el número medio de años de escolarización en la educación infantil de 0 a 6 años es de 4,1, uno de los valores más altos del conjunto estatal, precisaron). Sí insistieron en la necesidad de reforzar las medidas para garantizar el acceso a escuelas infantiles de 0-3 años porque, afirmó Garabito, «el hecho de que los niños vayan al colegio desde temprana edad va a promover su éxito en la educación posterior»; y demandaron una recuperación de los niveles de gasto público en la educación no universitaria, hasta retomar los más de dos millones de euros, indicaron, de las cuentas de 2009.

Puntos débiles

Unicef, que confía en poder renovar en el primer semestre de 2019 con los grupos parlamentarios el Pacto Galego pola Infancia suscrito en 2011, también señala brechas urgentes: Galicia, sostiene el informe entregado ayer, es «la comunidad donde se detectan más vulneraciones del derecho sanitario en cuanto al acceso de niños inmigrantes a los servicios de salud». La atención a los menores inmigrantes no acompañados es otro de los puntos de preocupación para la entidad, que insta a gobiernos a «promover la solidaridad y corresponsabilidad» para garantizar una correcta atención.