El presidente catalán, Quim Torra
El presidente catalán, Quim Torra - EFE

Quim Torra no teme otro 155 y apuesta por una «movilización permanente»

El presidente catalán decarta convocar elecciones si no consigue aprobar los presupuestos autonómicos

BarcelonaActualizado:

Quim Torra lleva días ofreciendo entrevistas con distintos medios catalanes con la intención de focalizar en su figura la estrategia de un independentismo cada vez más desnortado y perdido a pocas semanas del inicio del «otoño caliente» que la Diada, el primer aniversario del 1-O y el juicio a los líderes del «procés» anticipa. «Llegaré hasta el final», ha resaltado este lunes Torra, temeroso de una desmovilización del independentismo en un momento crítico.

Asimismo, el máximo responsable del Ejecutivo catalán ha señalado que su «único límite» es el Parlamento de Cataluña. «Es el único al que debo lealtad y, por tanto, sobre el tema obediencia llegará tan al final como el Parlament quiera llegar», ha añadido en una entrevista con Tv3 en la que también ha asegurado no tener miedo de la amenaza de la aplicación del artículo 155 de la Constitución antes de afirmar que no se ha planteado tener que exiliarse.

Por otra parte, el presidente catalán ha defendido que el proceso judicial contra los líderes soberanistas es «una farsa» instruida desde el Estado que tiene la voluntad de «destruir una idea y de descabezar el proceso independentista».

Sin presupuestos

El presidente catalán también se ha referido a uno de los temas -incómodos pero inevitables- a los que tendrá que hacer frente en los próximo meses: los presupuestos. Torra es consciente que la no aprobación de las cuentas autonómicas bloquearían su acción de Gobierno, así como el funcionamiento de la gigantesca administración catalana, sin embargo, ha descartado convocar elecciones si no logra sacarlas adelante.

En estos momentos, la CUP -el socio preferente del Govern de Junts per Catalunya y ERC- ya ha descartado votar a favor de unas cuentas que califican de «autonómicas». No obstante, Torra no ha descartado recurrir de nuevo a los anticapitalistas o a los «Comunes» para sacar adelante sus presupuestos, aunque ello suponga aprobar nuevos aumentos de impuestos. «El Govern está dispuesto a entrar en la negociación, claro que sí», ha subrayado.