Nicolás Maduro, fotografiado en Caracas con una "estelada" junto a varios activistas de la izquierda independentista
Nicolás Maduro, fotografiado en Caracas con una "estelada" junto a varios activistas de la izquierda independentista - ABC

ERC, de pedir «mediación internacional» para Cataluña a defender la «no intervención» en Venezuela

Los republicanos evitan reconocer al presidente interino Juan Guaidó y critican las «interferencias» en el país latinoamericano

BarcelonaActualizado:

La grave crisis política e institucional de Venezuela divide al independentismo mientras pone en evidencia contradicciones entre lo que se pide para Cataluña y el trato que se exige para el país latinoamericano. Mientras el PDECat reconocé sin ambages la legitimidad del presidente interino Juan Guaidó, los republicanos de Oriol Junqueras evitan pronunciarse en contra de Nicolás Maduro.

Este lunes, la consejera de Justicia de Cataluña, la republicana Esther Capella, ha sido preguntada en Rne sobre el reconocimiento al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela como «presidente legítimo» del país, paso que ha dado el Gobierno de Pedro Sánchez este lunes. La respuesta y la argumentación de la dirigente de ERC pone en evidencia la doble vara de medir entre lo que pide el secesionismo para Cataluña y las recetas que recomiendo en Venezuela.

«No debe de haber interferencias de terceros países. Esto es aplicable a todo el planeta, nos guste más o nos guste menos, y por tanto es evidente que es una interferencia. Serán los venezolanos quienes deban decidir cómo rigen su vida», ha resumido Capella. Esta afirmación contrastan con las repetidas peticiones de «mediación internacional» hechas por ERC a lo largo del proceso independentista.

Sin ir más lejos, en el texto que las defensas de Oriol Junqueras y Raül Romeva remitieron al Supremo hace dos semanas como paso previo al juicio al 1-O que empezará la próxima semana los republicanos criticaban las «intensas» negativas del Gobierno de Mariano Rajoy a entablar negociaciones internacionales. «Dicha negociación no es una quimera», advirtieron. Asimismo, el dirigentes como Quim Torra o Carles Puigdemont han reclamado repetidamente la puesta en marcha de mesas de negociación internacional para que terceros países (como Suiza o el Vaticano) intervengan en el conflicto catalán.