ES NOTICIA EN ABC

Salvados Maduro aprovecha su entrevista en «La Sexta» para cargar contra Estados Unidos y la Unión Europea

El líder bolivariano no descartó el uso de la violencia para perpetuarse en el poder

Nicolás Maduro durante su entrevista en «Salvados»
Nicolás Maduro durante su entrevista en «Salvados» - LA SEXTA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El mismo día en que se cumplía el plazo concedido por Pedro Sánchez a Nicolás Maduro para convocar elecciones, «Salvados» emitió una entrevista exclusiva de Jordi Évole con el mandatario venezolano. El periodista ya había emitido hace unos meses una entrevista con Maduro, y ahora ha vuelto a Caracas para hablar con él sobre los últimos acontecimientos que han tenido lugar en el país.

La decisión de «Salvados» de darle voz a Nicolás Maduro no ha estado exenta de polémica. Numerosos usuarios de Twitter han acusado a Évole de intentar blanquear el régimen bolivariano y le han preguntado cuando entrevistaría a Juan Guaidó. De todos modos, «La Sexta» siguió adelante con sus planes y emitió una hora de conversación con el líder venezolano.

El programa empezó con unas imágenes de Maduro conduciendo una camioneta, charlando amigablemente con el copiloto. Dan paso a unas imágenes de las manifestaciones contra el régimen de estos últimos días y de la proclamación de Juan Guaidó como presidente de Venezuela. En el siguiente plano ya vimos a Nicolás Maduro sentado frente a Jordi Évole, y el periodista empezó la entrevista diciéndole que se sentía «un privilegiado, más que otros compañeros periodistas que han sido detenidos o deportados».

Maduro, adelantando ya el tono del que no se desprendería en toda la toda la entrevista, alegó que «lo que pasa en Venezuela está magnificado, hay una manipulación en los medios internaciones de todo lo que pasa aquí». Maduro mintió al negar que se hayan detenido periodistas en Venezuela y calificó esas informaciones de «montajes, porque en Venezuela hay libertad de prensa».

«Occidente ha decidido destruirnos» anunció Maduro, que acto seguido negó rotundamente que fuera a abandonar el país o a dejar su cargo. Évole preguntó si podía asegurar que no fuese a haber una guerra civil en Venezuela, y el bolivariano respondió que «nadie puede dar una respuesta clara a si habrá una guerra, y nos preparamos para defendernos. El pueblo se está armando y sabe cómo defenderse. Nosotros tenemos nuestra estrategia y es la guerra de todo el pueblo».

El periodista le recordó que eso podría costar miles de vidas inocentes, y una vez más Maduro echó balones fuera y se puso a hablar de Estados Unidos y la Unión Europea. «¿Pero no le importa el derramamiento de sangre?», insistió Évole. Maduro fue elusivo en su respuesta: «¿Entonces nos rendimos y entregamos nuestro país?».

El venezolano cargó contra la UE y contra los países occidentales. Con una actitud provocadora, el venezolano lanzó sus bravuconadas jactándose de «no aceptar ultimátums de nadie. Yo puedo darle a la UE un ultimátum se diete días para que reconozca la república catalana».

Por supuesto, también Trump tuvo lo suyo: «Alguien tiene que enfrentarse a él, es un loco». Aseguró tener muchas pruebas de que el presidente estadounidense le «quiere matar. Él autorizó el atentado contra mí del 4 de agosto». Mucho mejor habló sobre sus aliados y especialmente de Putin, a quien le agradeció su amistad y su apoyo al régimen bolivariano.

Crisis humanitaria

Jordi Évole le preguntó por la posibilidad de convocar elecciones y el gobernante se negó en rotundo. Argumentó que ya había habido comicios y que no se celebrarían otros hasta 2024. «En Venezuela hay un solo presidente que tiene los poderes. Si yo saco un decreto se cumple, si yo doy un mandato a la fuerza armada se moviliza al completo», se jactó Maduro, «yo soy un pueblo gobernando».

En un alarde de cinismo Maduro negó que hubiese una crisis humanitaria, e inclusó llegó a desmentir el testimonio de un emigrante venezolano que le mostró Évole. «En Venezuela no se puede vivir, con el salario no te da ni para comprarte un jabón», decía el joven.

Para concluir, el periodista le mostró un vídeo de su anterior entrevista, en octubre de 2017, en la que Maduro se comprometió a adoptar tres medidas: avanzar hacia una economía menos dependiente del petróleo, ayudar a los pensionistas y legalizar el matrimonio homosexual. Maduro no ha cumplido ninguna de las tres promesas, pero aprovechó para acusar a la UE y a Estados Unidos de boicotear su gobierno. «Es usted una máquina de incumplir promesas», le reprochó el periodista.