Vídeo: Decenas de personas participan en una retirada masiva de lazos amarillos en varias localidades catalanas ATLAS

El agresor de la mujer que retiraba lazos amarillos en Barcelona es puesto en libertad

La agredida no quiso denunciar ante los Mossos d'Esquadra

El juez le impone una orden de alejamiento de 500 metros

Actualizado:

El hombre que presuntamente agredió a una mujer cuando quitaba lazos amarillos en el parque de la Ciutadella de Barcelona junto a su marido y sus tres hijos ha sido puesto en libertad. Asimismo, el juez de guardia le ha impuesto una orden de alejamiento de 500 metros después de que este se negara a declarar.

El hombre había sido arrestado por agentes de la Policía Nacional por un delito de odio y otro de lesiones y después de que la mujer presentara ayer una denuncia por estos hechos, que tuvieron lugar el pasado sábado, día 25. El CNP en su cuenta de Twitter ha dado cuenta de la detención.

El hombre ha sido detenido este mañana sobre las 11 hs, y ha sido transferido al juzgado de guardia, confirmaron fuentes policiales a ABC. La mujer agredida denunció ayer los hechos ante el CNP. Las mismas fuentes precisaron que, de manera habitual, cuando alguien acude a poner una denuncia ante el CNP, la Policía redirige la persona a los Mossos d'Esquadra, cuerpo competente en materia de orden público en Cataluña.

Con todo, cuando la persona, por las razones que sean -en este caso de desconfianza política- insiste en presentar la denuncia ante la Policía Nacional, este cuerpo, como la Guardia Civil, están obligadas a aceptarla y a hacer las gestiones convenientes. En este caso, la detención de la persona por un delito de odio y de lesiones.

En paralelo a la detención del CNP, y lo que pueda determinar el juzgado de guardia, el TSJC ha informado esta mañana que «el juzgado de Instrucción número 7 de Barcelona, competente según normas de reparto, ha recibido la denuncia de un hombre -el supuesto agresor- en relación a unos incidentes del fin de semana en el parque de la Ciudadela sobre unos lazos amarillos». «Además, ha recibido parte de lesiones de una mujer, que no ha presentado aún denuncia. En este momento, el juzgado sólo ha recibido esta documentación», precisa el TSJC.

En su denuncia presentada el martes ante la Policía Nacional, la agredida detalló que se encontraba junto a su marido y sus tres hijos menores de edad paseando por las inmediaciones del mencionado parque y retiraron algunos lazos amarillos de tela que estaban anudados en el vallado y un hombre que transitaba la misma acera empujando a una mujer en silla de ruedas les reprendió por hacerlo y dijo que llamaría a la Policía.

La mujer, de origen ruso, se dirigió a sus hijos en ese idioma para decirles que se iban todos a casa, ante lo que el hombre, siempre según la denuncia de esta mujer, se dirigió a ella al grito de «extranjera de mierda», «vete a tu país» y «no vengas a joder la marrana aquí».

Como ella no contestaba, él volvió a gritar: «Contéstame», a lo que ella respondió: «Sí, soy rusa y también soy de aquí». Tras el intercambio, la denunciante asegura que el ahora detenido le propinó por sorpresa un golpe en el lado derecho de la cara que la tiró al suelo y, cuando se incorporó, se «abalanzó sobre ella y empezó a darle varios puñetazos en la cara y otras partes del cuerpo, haciéndole caer nuevamente al suelo y echándose sobre ella para continuar agrediéndola».

De acuerdo al relato que la mujer trasladó a la Policía Nacional, su marido no fue capaz de quitarle al hombre de encima y necesitó la ayuda de otros viandantes. Una vez le apartaron, el denunciado se marchó sin que nadie hiciera nada por evitarlo, así que ella le siguió mientras su marido tranquilizaba a los niños hasta la pareja de Mossos d'Esquadra que apareció y que entrevistó a ambas partes.

En el parte de lesiones que se le hizo una vez fue atendida en el Hospital del Mar, se precisa que la mujer tiene "desviación del tabique nasal, con dolor intenso a la palpación, presencia de contusión maxilar derecha con pequeñas erosiones ciliares izquierdas». Al día siguiente de ser atendida tuvo que regresar al centro debido a los fuertes doleres que sufría.