Los Mossos, trabajando en las ruinas de la casa de Alcanar. | Vídeo: En la mezquita de Ripoll nunca hubo sospechas del imán - AFP

El imán de la célula viajó en 2016 a un antiguo feudo yihadista belga

Los atentados comenzaron a prepararse al menos desde febrero, dos meses después del viaje a Zúrich de dos de los terroristas muertos

Actualizado:

Uno de lo terroristas de la célula yihadista de Ripoll, responsable de la matanza de Barcelona y de los sucesos posteriores de Cambrils, mantenía contacto telefónico con un número francés que ahora es investigado por la Policía gala. La información -aparecida ayer en la prensa francesa- es otra prueba de que el grupo tenía contactos en el exterior que pudieron ayudarle en sus planes criminales, facilitándole algún tipo de apoyo, radicalizándoles, instruyéndoles o dándoles las instrucciones concretas para perpetrar un atentado.

Además de la persona que pueda esconderse detrás de ese número de teléfono, ya se sabe que el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, hacía de vez en cuando viajes a Bélgica -la última vez el año pasado a Vilvoorde, antiguo feudo yihadista- y que dos de los terroristas muertos se trasladaron en diciembre pasado a Zúrich.

Asimismo, el detenido Driss Oukabir estuvo desde el 2 al 12 de este mes en Marruecos. «Es más fácil averiguar los viajes que hacían que los motivos por los que lo hacían o con quién se veían», advierten las fuentes consultadas por ABC, que se muestran prudentes sobre los resultados que puedan arrojar estas investigaciones.

Vilvoorde, al norte de Bruselas, es una ciudad de unas 40.000 personas desde la que han salido muchos musulmanes radicales para unirse a la yihad. El alcalde de esta localidad, Hans Bonte, explicó ayer que al parecer Abdelbaki Es Satty buscaba trabajo allí. El alcalde confirmó también a la prensa de su país que este individuo no tenía permiso de residencia y habría estado desde enero a marzo, cuando se marchó sin dar explicaciones. Al parecer en algún momento habría intentado trabajar de imán pero no se le detectó en círculos yihadistas, según la Policía de ese país, que ya está en contacto con la española.

Las autoridades españolas han contactado con la Fiscalía federal belga para obtener información sobre el imán de Ripoll, Abdelbaki Es Satty, quien estuvo unos meses en Bélgica, según ha confirmado hoy a Efe el portavoz del Ministerio Público, Thierry Werts. «Puedo confirmar que se han llevado a cabo verificaciones a petición de las autoridades españolas. Este imán estuvo presente en Bélgica (...) Era totalmente desconocido para la Fiscalía federal», ha señalado el portavoz, que declinó dar más detalles sobre la estancia en el país del imán de Ripoll.

Por su parte, el secretario de Estado para el Asilo y la Inmigración, Theo Francken, ha dicho a través de su cuenta en Twitter que la oficina de extranjería no tenía noticias del clérigo de Ripoll, al menos no con ese nombre. «Nunca recibió o solicitó una tarjeta de residencia. Por supuesto puede haber estado en Bélgica porque esta información no la tiene mi administración», ha indicado

Ayer la Policía marroquí detuvo en Uxda, cerca de Argelia, a un individuo que podría ser el enlace de Moussa Oukabir, uno de los yihadistas abatidos en Cambrils. Este individuo está siendo interrogado por la DST marroquí, que está en contacto permanente con los servicios de Información españoles.

Todos estos contactos con el exterior son significativos para los investigadores, que desde el primer momento han trabajado con la hipótesis de que aun cuando se trata de un grupo autóctono creado en Ripoll a la sombra del citado imán, lo más probable era que tuvieran otro tipo de relaciones con elementos yihadistas del exterior.

Es también interesante que el nombre del imán de la célula apareciera relacionado con una operación realizada por la Policía y la Guardia Civil el 10 de enero de 2006 en Vilanova i la Geltrú (Gerona) contra un grupo dedicado a reclutar muyahidines para Irak.

En ese dispositivo policial se detuvo a 20 individuos, uno de los cuales, Mohamed Mrabet Fashi, considerado uno de los líderes de la trama, tenía en su ordenador un documento con el nombre de Abdelbaki Es Satty, según adelantó ayer «El Periódico».

Los investigadores, en su momento, relacionaron la organización con el Grupo Islámico Marroquí, que estuvo vinculado al 11-M. La Audiencia Nacional condenó a Mohamed Mrabet, pero finalmente el Supremo lo absolvió por falta de pruebas.

Este dato indicaría que ya desde entonces el líder espiritual de la célula de Ripoll estaba relacionado con ambientes radicales, aunque nunca fue detenido por ello y ahora ni siquiera estaba entre los individuos a vigilar por las Fuerzas de Seguridad. Exactamente igual que sucede con el resto de miembros del grupo, cuyas actividades pasaron en todo momento inadvertidas.

Como ya ha informado ABC, las investigaciones policiales cuyo peso llevan los Mossos d’Esquadra confirman que los terroristas querían hacer mucho más daño y que pensaban perpetrar de forma «inminente» uno o más ataques con explosivos. Los preparativos se prolongaban, como mínimo, desde seis meses antes, que es cuando los terroristas okuparon la casa de Alcanar (Tarragona) para convertirla en su base de operaciones.

La fase de preparación, por tanto, comenzó en febrero, una fecha muy próxima al viaje que hicieron a Zúrich en diciembre Youssef Aalla y Mohamed Hichamy. El primero, oficialmente, está declarado huido aunque todo apunta a que es uno de los terroristas muertos en la explosión de Alcanar cuando confeccionaba artefactos explosivos. El segundo fue abatido por los Mossos d’Esquadra en Cambrils, por lo que ambos parece que tenían un papel relevante en el grupo.

Durante todo el tiempo en el que la casa estuvo okupada nadie comunicó a los Mossos que allí sucediera algo extraño. Es más, los vecinos de la urbanización en la que está situada ni siquiera supieron que alguien pasaba por allí. El titular del inmueble, una entidad bancaria, tampoco estaba al corriente de la okupación.

Los interrogatorios a los cuatro detenidos, especialmente a Mohamed Houli, herido en la explosión en la casa, han permitido avanzar mucho el trabajo a los investigadores. Algunos registros -en la madrugada de ayer hubo otro en Ripoll en un piso frecuentado por magrebíes- han permitido intervenir documentación valiosa para poder determinar exactamente la identidad y el rol exacto de cada uno de los miembro de la célula.

Hallan la moto del fugitivo

La prioridad es dar con Younes Abouyaaqoub, confirmado ya como el autor material de la matanza de Barcelona y con cuyas tajetas de crédito se alquilaron las tres furgonetas utilizadas por los yihadistas. Tras la embestida de las Ramblas este sujeto habría secuestrado al conductor de un Ford Focus para huir con el vehículo y luego saltado un control policial en la Diagonal y asesinado a puñaladas al rehén antes de escapar de allí a la carrera, según los testigos.

Ayer también era localizada la motocicleta que utilizaba este individuo. El hallazgo, fruto de la colaboración ciudadana, se produjo a apenas diez metros de la vivienda de uno de los yihadistas abatidos en Cambrils, el menor Moussa Oukabir.

Los Mossos enviaron a un equipo de Policía Científica para tomar las primeras muestras del vehículo, que fue llevado posteriormente a sus dependencias. El que la motocicleta estuviera junto a la casa del menor indicaría que Younes Abouyaaqoub habría ido a buscar al joven el día de la matanza.

También la Policía francesa ha sido movilizada ante la posibilidad de que el terrorista haya cruzado la frontera, aunque no hay una sola evidencia de que así fuera. Ayer, se realizaban controles en la frontera de La Junquera y se buscarían tres turismos relacionados con el atentado, además del Ford Focus. La agencia Efe aseguraba ayer que los otros tres son un Volkswagen Touran, un Seat Ibiza y Renault Clio.