El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y otros políticos con representantes de las empresas CRIA y Skydweller
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y otros políticos con representantes de las empresas CRIA y Skydweller - JCCM

El aeropuerto de Ciudad Real fabricará aviones y creará 40 empleos cualificados

CRIA, la empresa propietaria, ha firmado un contrato de 25 años con Skydweller para un proyecto que lleva aparejada «mucha investigación»

Ciudad RealActualizado:

La empresa Ciudad Real International Airport (CRIA), propietaria del aeropuerto de Ciudad Real, y la empresa norteamericana Skydweller han suscrito un acuerdo para desarrollar un proyecto de fabricación de aviones que, en un primer momento, supondrá la creación de 40 puestos de trabajo, la mayoría de ingenieros y técnicos de alta cualificación, con la previsión de llegar a un centenar.

El presidente de Ciudad Real International Airport (CRIA), Rafael Gómez Arribas, y el consejero delegado de la empresa aeronáutica Skydweller, Rob Miller, han firmado el acuerdo en presencia del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, al que han agradecido su apoyo para que este proyecto salga adelante.

La empresa Skyweller ha explicado que esperan empezar las actividades esta primavera o verano, para desarrollar un programa basado en tecnología ya «muy madura» y así, en los 18 primeros meses, validar esa tecnología para integrarla en el avión.

El consejero de la empresa norteamericana ha dicho que al cabo de 18 ó 20 meses se conseguirá producción en serie de aviones, con una inversión inicial de cinco millones de euros en los seis primeros meses que, en unos cinco años, se ampliarán a unos 40 millones de inversión.

El presidente de Ciudad Real Internacional Airport, Rafael Gómez Arribas, ha destacado que este contrato de 25 años es «estratégicamente de los más importantes», porque supone incorporar tecnología puntera en los campos de la robótica, la informática, la astronáutica y tecnología aeroespacial en el campo aeronáutico.

Además, han resaltado ambos, se trata de un proyecto que lleva aparejada «mucha investigación», por lo que estará vinculado a las universidades y las escuelas de ingeniería, con lo que eso significa de retención del talento.

Gómez Arribas se ha referido a la tendencia que hay a especializar los aeropuertos y, en el caso de Ciudad Real, se ha optado por orientarlo a la industria, la logística y las actividades aeronáuticas.

Mientras, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha subrayado que «se acaba el estigma del aeropuerto de Ciudad Real» y ha recordado que «aquí siempre hubo iniciativa privada y hoy también», por lo que se trata de un proyecto que no tiene nada que ver con otros que «supusieron dilapidar dinero público».

Page cree que el aeropuerto «tiene mucho futuro», puesto que no se descarta ninguna opción: comercial, mercancías, taller, tecnología, pero también saben «no hay que abarcarlo todo de golpe» y han hecho las cosas bien. Asimismo, ha agradecido el papel que ha tenido en todo el proceso el juez de lo mercantil.

«El aeropuerto tiene futuro», ha señalado García-Page, quien se ha mostrado convencido de que «va a proporcionar muchos cientos de puestos de trabajo en sectores estratégicos en las próximas décadas», porque está «anclado a un tipo de industria que perdurará en el tiempo».

IU critica que se haga negocio

Por su parte, el coordinador regional de IU, Juan Ramón Crespo, ha criticado que Page «bendiga» que se haga un negocio privado con el aeropuerto de Ciudad Real después del «agujero» que supuso a las arcas públicas esta infraestructura.

Creso recordó que esta infraestructura supuso la «bancarrota» de una entidad financiera de la región (Caja Castilla-La Mancha) por un «agujero» de 4.000 millones de euros. «Parece que se nos ha olvidado», ha recalcado el coordinador regional de IU, para a continuación afear que la infraestructura finalmente se «malvendiera» a una empresa privada y ahora se esté «haciendo negocio con el dinero que costó a todos los castellanomanchegos».

Según Crespo, lo que tenía que haber hecho el Gobierno autonómico es haberse quedado con el aeropuerto y gestionarlo desde el punto de vista público, y «no servir para malvenderlo, para hacer negocio los que construyeron el aeropuerto y para que continúen haciendo negocio a costa del erario público las empresas privadas».