Abndrés Cedrés, presidente de la Organización de Productos de Pesca Fresca de Lanzarote
Abndrés Cedrés, presidente de la Organización de Productos de Pesca Fresca de Lanzarote - ABC

Andrés Cedrés, el pescador artesanal canario que planta cara a la UE para faenar en aguas del Sáhara

La flota canaria reta a Bruselas, que quiere excluir la franja costera que va desde Tarfaya a Cabo Blanco por el conflicto entre Marruecos y el Polisario. Los canarios sostienen que ellos pescan en esa zona antes que naciera la UE

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Se llama Andrés Cedrés y es un pescador de Lanzarote. Este lunes ha anunciado que no tiene interés en seguir las teorías de la Comisión Europea (CE) sobre si es legal o no faenar en aguas del caladero saharaui que se diputan Marruecos y el Polisario. ¿Motivo? Las vinculaciones históricas entre Canarias y el Sáhara.

Cedrés forma parte de estirpe de gente de la mar de Lanzarote, que ha aportado nombres ilustres como Jorge Reyes Duchemín, Juana Olivero Hernández, José Manuel Robaina, Benito Gopar Hernández, Agustín Martín Méndez o Cipriano Cabrera, los carpinteros Evaristo González y Wilfredo Tabares, la trabajadora en el sector de conservas Dolores Cedrés y el armador Antonio Márquez.

Los canarios, de acuerdo con los restos arqueológicos que hay en las islas, faenan en el afloramiento pesquero que hay entre Canarias y la costa del Sáhara desde la época prehispánica. Se trata de una área de influencia que llega hasta Cabo Blanco, por encima de la Bahía de Arguín, en Mauritania, donde hay también restos de antiguos canarios que llegaron a las zonas del interior como Abouizir, Traifia, Toueil, Bilaouakh, Lemsid, Ebguinte, Nouamghar y Touighart, al norte de Regueibat.

Bruselas

Bruselas excluye al Sáhara de su acuerdo con Marruecos desde la semana pasada. Seguramente, dada la dimensión que tiene la flota canaria, a Marruecos y al Polisario no les importa que los pescadores canarios accedan a trabajar en esta zona.

La tesis del Polisariotiene sus matices: que los pescadores isleños firmen un acuerdo de pesca directo con ellos. Un disparate en términos políticos para España y para Marruecos, que tiene una excelente flota de vigilancia de lo que considera sus recursos. La Organización de Productos Túnidos y Pesca Fresca de Lanzarote que preside Cedrés, entrada, va a ir a El Aaiún para renovar sus permisos. Son pragmáticos.

Desde Lanzarote a la sede de la UE hay 3.500 kilómetros. Desde Arrecife de Lanzarote a El Aaiún no llega ni a 200 kilómetros. Andrés Cedrés lo tiene claro: seguirá pescando en esas aguas porque forma parte de su vida. Y de todos los pescadores artesanales de Lanzarote.

Coladero en el caladero

El pescador canario tiene uno de los barcos de Lanzarote que faena en aguas del Sáhara bajo convenio pesquero entre UE y Marruecos. «La garantía es la que está en el acuerdo». Esta semana ha sido recibido por el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, y el consejero del área, Narvay Quintero, que le han pedido prudencia. Ambos son de Coalición Canaria (CC).

Cedrés solamente quiere que se aplique la ley de la lógica. «Nadie», afirma, «me ha dicho que no se me ocurra ir». Desde el Gobierno de Canarias se ha pedido a Cedrés «un poco de prudencia». Y han reclamado a Bruselas un informe por escrito donde se indique si pueden pescar o no en esa zona.

Para Cedrés, faenar en el Sáhara siempre ha sido «como pescar en Canarias». Recuerda que los pescadores de Canarias, antes que los acuerdos fueran entre la UE y Marruecos, podían pescar libremente en el Sáhara. Pero llegaron otros buques peninsulares y Marruecos estableció barreras legales.

Fue porque, según él, las islas se convirtieron en un coladero de barcos que evitaban los acuerdos entre la UE y Marruecos vía Canarias. Ahora, tiene que pasar por filtro el comunitario. «Aquí en Lanzarote siempre se ha respetado, y con os recursos mínimos que tenemos y, sin el Sáhara, no escapamos», afirma.

La flota artesanal de Canarias siempre ha tirado del Sáhara y de Madeira, donde puede acercarse hasta 100 millas de la costa. Hay años que pasa mucha pesca por las islas como en los años del « El Niño» pero son casos aislados. Los acuerdos entre la UE y Marruecos incluyen financiación y acceso preferente de sus productos agrarios al mercado comunitario.

Desde Madeira llegan barcos al norte de La Palma o el banco fantasma, se llama así y que hay al norte de Lanzarote, donde capturan pez espada y otras especies. Los pescadores como Cedrés dicen que los políticos canarios deberían sentirse orgullosos de su flota artesanal porque trabajan sin caladeros.