Ana Alós, líder municipal del PP en Huesca y aspirante a la alcaldía - F. Simón | Vídeo: Sanciones y mociones de censura 48 horas después de la constitución de los ayuntamientos (ATLAS)
Política

El PP presenta una moción de censura en Huesca tras perder la alcaldía por sorpresa

El socialista Luis Felipe fue investido con el voto de un edil díscolo del centro-derecha que se mantiene en el anonimato

ZaragozaActualizado:

El PP presenta este martes una moción de censura contra el alcalde socialista de Huesca, Luis Felipe, que fue investido por sorpresa el pasado sábado, gracias al voto de un edil díscolo del centro-derecha. Los votos de la sesión de investidura son secretos y nadie ha reivindicado ser el autor de esa abstención. Vox se apresuró a decir que sí cumplió el pacto y votó a la popular Ana Alós, el PP culpa a Ciudadanos y los tres ediles del partido de Albert Rivera niegan la acusación y advierten que emprenderán acciones legales contra quienes cuestionen su honorabilidad.

Para que se tramite esa moción de censura hace falta que la firmen 13 concejales -el PP tiene 9, Cs 3 y 1 Vox-, y el plazo para recoger esas firmas expirará este miércoles a mediodía. Y todo esto mientras suma y sigue la trifulca entre PP y Cs que se desencadenó nada más producirse la votación en el pleno municipal de investidura. Los populares dijeron de inmediato que tenían previsto promover una moción de censura para que cada concejal se retratara y aclare su posición. Y ahora cumplen ese anuncio.

Desde este martes, la moción de censura queda registrada ante el Ayuntamiento de Huesca y depositada en la secretaría general de la Corporación, donde queda a disposición de los ediles que se quieran sumar a ella. Necesita la firma de 13 concejales, porque es el umbral de la mayoría absoluta en este consistorio integrado por 25 ediles.

Para que se pueda formalizar, tramitar y votar la moción de censura hace falta, por tanto, que sea firmada por los nueve concejales del PP, los tres de Ciudadanos y el edil de Vox. Y todos ellos deberían votarla a favor para que saliera adelante. La candidata a la alcaldía en esa moción de censura sería la popular Ana Alós, que era el nombre que habían dejado pactado los populares con Cs y con Vox en la mañana del sábado, justo antes de que arrancara el pleno de investidura.

«La moción de censura es un mecanismo que nos permite la ley, que creo que aclararía y dejaría limpio el nombre del Ayuntamiento de Huesca y eliminaría todo tipo de sospechas de lo que pudo pasar el pasado sábado, y para nosotros es una prioridad», ha asegurado Ana Alós.

Cs se lo está pensando ante las críticas del PP

Desde el PP afirman, mirando a Ciudadanos, que quien no firme esa moción de censura quedarán en entredicho y tendrán que explicarse por ello. Pero desde Cs, tras las duras críticas que han recibido por parte de Ana Alós y por el PP en los últimos días, las relaciones entre ambos partidos se han enrarecido considerablemente en la capital oscense y podría dificultar que los de Rivera se sumen a esta moción de censura. De hecho, de momento no han aclarado qué van a hacer al respecto. «Vamos a valorar la situación con prudencia, analizar lo que ha pasado y tomaremos en su momento las decisiones que correspondan», indicaron este lunes a ABC fuentes de Ciudadanos.

Los tres concejales de Cs han insistido en que cumplieron el pacto y votaron a Ana Alós, según ha vuelto a remarcar su portavoz, José Luis Cadena. Por su parte, Alós ha defendido la «honorabilidad» de los nueve ediles de su grupo y ha descartado que ninguno de ellos fuera el autor de la abstención que permitió la investidura del socialista Luis Felipe.

En una carta pública, José Luis Cadena ha calificado de «situación esperpéntica» y «sonrojante» lo ocurrido en Huesca. Y ha criticado al PP por cargar contra Cs.

A esa accidentada sesión de investidura se llegó también tras una serie de anuncios y rectificaciones que se produjeron en las horas previas: el viernes se apuntó que, en el marco de los pactos nacionales entre PP y Cs, la alcaldía de Huesca iba a recaer en el candidato de Ciudadanos, pese a tener solo tres de los 25 concejales de la Corporación; el sábado por la mañana se confirmó que al final iba a ser la cabeza de lista del PP, Ana Alós; y luego se produjo el voto del edil díscolo que acabó dando la alcaldía al PSOE.