Los terroristas en una de las cuatro visitas que hicieron al supermercado de una gasolinera de la A-7 horas antes de ser abatidos en Cambrils
Los terroristas en una de las cuatro visitas que hicieron al supermercado de una gasolinera de la A-7 horas antes de ser abatidos en Cambrils - ABC

Los yihadistas de Cataluña rezaron antes de los ataques para darse valor

La furgoneta de Las Ramblas contenía manuscritos de «súplicas para la guerra»

MadridActualizado:

Dentro de la furgoneta Fiat Talento que sembró el terror en Las Ramblas de Barcelona -provocando la muerte de 16 personas e hiriendo a cientos-, se encontraron manuscritos con soflamas islamistas, «súplicas para combatir al enemigo o para ir a la guerra» de Mahoma. Así consta en la parte del sumario de la investigación sobre los atentados del 17 de agosto del año pasado cuyo secreto se ha levantado, a la que ha accedido ABC. Los terroristas, según los primeros tomos conocidos del caso, realizaron una ceremonia de rezos para animarse a sí mismos y darse valor antes de cometer el último gran atentado en España, que incluyó otro ataque en la localidad de Cambrils.

En el sumario también consta la declaración del Mosso d’Esquadra que abatió a los atacantes de Cambrils. El agente, que se encontraba vigilando el Club Náutico, tuvo que saltar para evitar que le atropellase el vehículo de los terroristas. Según su testimonio, los yihadistas bajaron del vehículo portando armas blancas y salieron corriendo en su dirección gritando «Allahu Akbar», cargados con chalecos con explosivos envueltos con cinta americana. El mosso efectuó varios disparos y abatió a una primera persona, para después repetir la operación con los demás. Su compañera fue atropellada por los yihadistas. El agente logró avisar a través del 112 con el teléfono móvil de un ciudadano, pues no pudo localizar su emisora.

Testigos protegidos

A punto de cumplirse un año desde el atentado, la investigación continúa avanzando. Dos testigos protegidos declararon ayer ante el juez Fernando Andreu y destacaron el rol en la célula de Driss Oukabir, quien se encuentra en prisión y que siempre ha negado conocer los planes sanguinarios del grupo. Hermano mayor de Moussa, uno de los terroristas abatidos en Cambrils, Driss alquiló la furgoneta del atropello mortal, según él pensando que sería utilizada en una mudanza.

Un camarero de un bar de carretera relató ayer que el día previo al ataque, el 16 de agosto, atendió en su local a Driss y a Younes Abouyaaqouu, el autor del atropello motal, que compartieron dos cafés cortados con una actitud muy nerviosa. Sudorosos, según el testigo, acudieron en una furgoneta blanca y mantuvieron una conversación tensa.

El camarero explicó ayer que en ese encuentro de en torno a una hora, Driss llevó la voz cantante y trató de convencer a Abouyaaqouub sobre algo, según fuentes jurídicas presentes en el interrogatorio. Cada vez que el testigo se aproximaba a la mesa, los dos supuestos terroristas bajaban la voz. Ninguno de ellos atendía al partido de fútbol del Barcelona retransmitido.

Ambos estaban muy pendientes de la puerta del establecimiento y del aparcamiento, donde se encontraba la furgoneta. El testigo protegido interpreta que ambos se juntaron en el restaurante, sin haber llegado juntos.

Otro testigo, un vecino de Alcanar, también aportó pistas sobre el supuesto rol de Driss. Este testigo ubica al detenido en el chalé de Alcanar (Tarragona) -el centro de operaciónes de la célula, donde se produjo una explosión - en varias ocasiones durante julio, lo que desmontaría su tesis de que nunca estuvo allí. Le vio durmiendo en un colchón en el terreno y se saludó con él. Los dos testigos ratificaron el reconocimiento fotográfico sin dudar.