El Parlamento portugués debate sobre los «presos políticos» catalanes

El Bloco de Esquerda, partido «hermano» de Unidos Podemos, impulsa el acto el viernes 6 de abril

Actualizado:

El Bloco de Esquerda (BE), partido «hermano» de Unidos Podemos al otro lado de la frontera y sustento básico del Gobierno socialista de António Costa (que no dispone de mayoría absoluta), ha impulsado un acto en el Parlamento portugués el viernes 6 de abril en favor de « los presos soberanistas catalanes».

Bajo la denominación de «Libertad para los presos políticos catalanes», el auditorio Almeida Santos, junto a la Asamblea de la República, contará con la presencia de la diputada de la citada formación Isabel Pires, auténtica instigadora de la cita.

Además, han anunciado su asistencia la diputada del JpCat Aurora Madaula y el integrante de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) Adrián Alsina, según informa Europa Press.

Completan el cartel de oradores el politólogo André Freire y el historiador Fernando Rosas, quienes ya han aparecido en varias tertulias televisivas portuguesas haciendo gala de un discurso proclive a las tesis de los independentistas radicales de Cataluña.

El acto se inscribe en la línea ya exhibida por algunos medios de comunicación lusos, que agitan los fantasmas del histórico y rancio antiespañolismo latente en algunos sectores de la sociedad lusa para solidarizarse supuestamente con los ciudadanos catalanes, aunque en realidad solo se aproximan a los más extremistas.

Incluso pudo verse hace unos meses a Josep-Lluís Carod-Rovira en la televisión pública del país vecino defendiendo la vía más beligerante frente al Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Tanto es así que el acto ahora convocado se celebrará después de que el Parlamento portugués diese luz verde a una resolución promovida por los comunistas (liderados por el mismo Jerónimo de Sousa que fue capaz de recibir con honores a una delegación de sus colegas norcoreanos el año pasado) para reprobar las actuaciones del Gobierno español.

De acuerdo con la izquierda radical del otro lado de la frontera, Madrid ha de encontrar «una solución política» a la crisis focalizada en Barcelona. Para colmo, el Bloco de Esquerda llegó más lejos e instó a varios dirigentes de distinto signo a firmar un «manifiesto» que exige la «libertad» de los presos soberanistas.

De igual forma, estiman que el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont es un «exiliado» y argumentan desde su punto de vista: «Solo las dictaduras, sean democraduras’ o ‘dictablandas’, tienen presos políticos».