Exclusiva ABC | Entrevista Arturo González Panero«Granados nos pidió a 30 alcaldes que recaudáramos un millón de euros para la campaña de 2007»

El exalcalde de Boadilla, Arturo González Panero, confiesa en ABC cómo Bárcenas y Correa presionaban para adjudicar contratos públicos a empresas «amigas»

MadridActualizado:

Arturo González Panero, exalcalde de Boadilla del Monte imputado en el caso Gürtel, ha decidido romper un silencio de siete años para desvelar oscuros episodios de las tramas de corrupción que han liderado personajes como Francisco Granados y Luis Bárcenas. Recibe a ABC en su casa, en Boadilla, sabedor de que sus palabras tendrán consecuencias.

«Granados, entonces secretario general del partido en Madrid, nos reunió en Génova a treinta y tantos alcaldes que acabábamos de ganar las elecciones de 2007». Les felicitó por los resultados obtenidos. Hasta ahí, todo normal, pero, a continuación, les dijo que había «un agujero de dos millones de euros en la campaña, que había sido muy cara». Un millón lo iba a recaudar «la Comunidad», que también había revalidado la Presidencia de Esperanza Aguirre, y el otro millón de euros «nos tocaba a los alcaldes», recuerda Panero.

«Nos dijo que salíamos a 30.000 euros cada uno, que llamáramos a empresarios amigos y los pusiéramos en contacto con Beltrán». Se refiere a Beltrán Gutiérrez Moliner, entonces gerente del PP de Madrid. «En cuanto salí de Génova llamé a Víctor García, el dueño de la constructora Virton, para que no se me adelantara otro alcalde».

Lo hizo porque «en ocasiones el empresario se había ofrecido a colaborar con el partido sin pedir nada a cambio», matiza. Tras la conversación, su chófer lo llevó directamente a la sede de Virton. «Le conté la reunión con Granados y lo llamó delante de mí. "Paquillo, hombre, cómo no me llamas directamente", dijo el constructor» al entonces número dos del partido en Madrid, sostiene el exalcalde popular.

«Me quité de en medio»

«Ahí terminó mi trabajo, me quité de en medio», dice González Panero, quien no entra en si esas donaciones eran legales o irregulares, en dinero negro o cómo. Tratándose de constructores con intereses públicos, el entonces regidor prefirió no saber nada más.

«En la reunión estábamos los alcaldes de los treinta municipios más importantes que tenía el PP. Estaba Boadilla, Pozuelo, Majadahonda, Arganda, Alcalá de Henares, Valdemoro... Todos. Puede que faltara puntualmente uno, pero nadie más», asevera. «Y esto se lo cuento a un juez si me cita como te lo estoy contando a ti», añade con rotundidad.

Panero se hizo famoso, a su pesar, un viernes de febrero del año 2009, cuando el entonces juez Baltasar Garzón ordenó las detenciones del caso Gürtel. Recuerda ese día como si fuera ayer. «Esa misma tarde hubo una reunión en casa de Jesús Sepulveda y Ana Mato, en Pozuelo, a la que acudieron Mariano Rajoy, su mujer, Luis Bárcenas y creo que también Javier Arenas, para estudiar el alcance de la operación policial», relata el entonces alcalde, que tiene conocimiento de la cita por uno de los asistentes. «Eran amigos y se reunían a menudo, con más razón para verse ese día», justifica.

Sabían lo que podía salir

«Lo que no sé es qué le dirían Bárcenas y Sepúlveda a Rajoy, porque luego ellos fueron imputados». «Lo que está claro es que sabían lo que podía salir, y ahí decidieron cargar contra mí, como si esto de Gürtel fuera una cosa de Boadilla». Panero tuvo que dimitir antes de su imputación.

«Fue un fin de semana loco en el partido. Los teléfonos ardían, acababan de detener al tipo que hacía todos los eventos del PP, Correa, y en Génova estaban Bárcenas, Lapuerta, Sepúlveda, Jesús Merino, Galeote... Mucha gente dentro que sabían lo que se venía encima, y querían desviar el tema», sostiene.

Tras el «shock» de la operación de la UDEF, González Panero se fue a Génova a ver a José Antonio Bermúdez de Castro, diputado y hombre fuerte entre las bambalinas del partido, y le contó que le señalaban a él cuando esto de Gürtel era cosa de Bárcenas. «Yo soy el primero que cuenta al partido que Bárcenas y Correa son uña y carne. Mi problema es que yo no hice a caso a Bárcenas», afirma categórico.

«Empresas amigas»

¿En qué tenía que hacer caso a Bárcenas? En determinadas adjudicaciones públicas que debían otorgarse a empresas «amigas». «Bárcenas y Álvaro Lapuerta me citaron en Génova a una reunión y me preguntaron por el Parque del Deporte y la Salud, que si lo sacábamos ya a concurso». Se referían a la obra más importanmte de Boadilla: 30 millones de euros. «Les dije que estábamos preparando los pliegos y me pidieron por la constructora Brues y Fernández. Me dijeron que había hecho la obra de la sede del PP de Bilbao y que pagaba la sede y que había que ayudarles», remomora Panero.

El exregidor de Boadilla defiende su inocencia y asegura que, pese a las claras instrucciones, «nunca he presionado a un técnico para condicionar una adjudicación». Este contrato no fue para la empresa por la que «pedían» Bárcenas y Lapuerta, sino que lo consiguió Hispánica, una de las firmas más importantes de la trama Gürtel. Panero sospecha abiertamente del concejal de Deportes, José Alfonso Rodríguez Úbeda, y de uno de los técnicos del Ayuntamiento de Boadilla, Juan Carlos Rey, al que le llegó a decir que «ese informe era infumable, estaba preparado para que Hispánica tuviera más puntos que el resto de empresas». El entonces alcalde ya sospechaba de Hispánica por un episodio previo, sucedido en el año 2003. «Íbamos a adjudicar el mantenimiento de las calles a una UTE de Licuas y Sufi, cuando me llama Bárcenas y me dice que a ver si se le puede dar eso a Hispánica». ¿Qué argumentos usó el tesorero del partido? «Bueno, los motivos que dan en el partido son siempre los mismos, que colaboran mucho con el partido, son buenos, de confianza, que si hay problemas echan una mano... Siempre suave, sin imposición», responde Panero.

«Le dije que estaba muy mal situada en el informe de los técnicos, que estaba de las últimas. También dije a Bárcenas que a Hispánica ya le habían dado las calles de Majadahonda, Pozuelo, Alcalá de Henares y Arganda y que se había oído que le iban a dar los cinco pueblos, cerrar el círculo... Eso era raro porque Hispánica no tenía en ese momento mantenimiento de calles, eran nuevos en esa materia».

En este episodio, siempre según su relato, Bárcenas actuó de forma coordinada con el líder de la trama Gürtel: «Luego me llama Correa y me dice si me ha llamado Bárcenas. Le digo que sí, pero que no hay nada que hacer, que el informe de los técnicos ya está hecho y no lo voy a tocar, y me contesta "¿tú no sabes que se puede ganar mucho?"».

«Estaba ofreciendo dinero»

Panero lo tiene claro: «Me estaba ofreciendo dinero, dijo que podíamos ganar mucho todos, no había ninguna duda. Y luego me volvió a llamar Bárcenas y me dijo "¿te ha llamado Paco?"».

Ante la enorme presión, González Panero reacciona: «Luis, si quieres hago lo que haga falta y se lo doy a Hispánica, pero cuando salte el escándalo voy a decir que me lo has mandado tú». Bárcenas reculó. «¡Cómo vas a hacer eso!», dijo el tesorero, ante lo que el alcalde espetó «Entonces, ¿Qué hacemos? "No se lo podrás dar", me dijo, y ahí quedó la historia».

Esta es una de las razones por las que Correa y González Panero rompen y el líder de la trama lo bautiza despectivamente como «el Albondiguilla».

El pasado viernes la Fiscalía pidió llevar a juicio a Arturo González Panero, entre otros, por su implicación en el caso Gürtel. El mismo día llamó a ABC y dijo: «Ya es hora de hablar».