Hervé Falciani en una foto de archivo - EFE

España detiene a Falciani en pleno pulso con Suiza tras las fugas de Gabriel y Rovira

Marta Rovira, sobre la que pesa una orden internacional, podría haberse refugiado allí donde se ha instalado Anna Gabriel

MadridActualizado:

Hervé Falciani, un informático del banco suizo HSBC, cuyas informaciones permitieron perseguir a más de 600 defraudadores en España que dieron lugar a la mayor regularización tributaria conocida por Hacienda y a condenas, fue arrestado ayer en Madrid. La detención la realizó el Grupo de Fugitivos de la Comisaría General de Policía Judicial en virtud de una orden internacional de detención dictada el 19 de marzo por el país helvético para que cumpla una condena firme de cinco años en ese país. El arresto se produjo cuando iba a participar en una mesa redonda en la Universidad de Comillas de Madrid con el sugerente título «Cuando decir la verdad es heroico», en la que le iban a acompañar varios periodistas.

La detención de Falciani tiene en estos momentos una significación especial porque según algunas informaciones la diputada de ERC Marta Rovira, para quien el juez Llarena ha dictado orden de detención internacional por el delito de rebelión, se refugia en el país helvético. Asimismo Anna Gabriel, de la CUP, ha fijado su residencia allí.

Se da la circunstancia, sin embargo, de que el magistrado del Tribunal Supremo dictó la citada orden solo cuatro días después de que Suiza pidiera a España el arresto del informático.

Falciani, que fue arrestado en julio de 2012 en Barcelona acusado del robo de datos bancarios de miles de clientes, ha vivido protegido durante años por las autoridades de nuestro país porque sus revelaciones sobre españoles (y defraudadores de otras nacionalidades) que utilizaban entidades suizas para evadir grandes capitales ponían contra las cuerdas a numerosas personas, algunas de ellas con importantes influencias.

Desde hace algún tiempo, sin embargo, ya no contaba con protección alguna porque su colaboración con la Fiscalía Anticorrupción y contra el Crimen Organizado había finalizado, y además había comenzado a colaborar con el Partido X.

A lo largo de este tiempo Falciani ha entrado y salido de España cuando ha considerado oportuno siendo sus destinos habituales Francia e Italia, según las fuentes consultadas por ABC. «La colaboración con España siempre ha sido honesta, ha aportado datos reales y concretos y nunca ha pedido compensación por esa ayuda», afirman esos mismos medios. Anticorrupción llegó a aportar un documento donde certificaba que el colaborador jamás había cobrado por sus valiosas revelaciones e informaciones.

En manos de la Audiencia

La decisión última sobre el futuro de Falciani la tiene la Audiencia Nacional, que ya en mayo de 2013 rechazó la extradición pedida por Suiza. El franco-italiano que fue conducido ayer al complejo policial de Canillas pasará hoy a disposición del Juzgado Central de Instrucción 6, que ya conoció la anterior reclamación contra él. Ahora está condenado en firme por espionaje industrial (desde el 2 de mayo de 2016), pero después de un juicio en rebeldía en el que no ha tenido la posibilidad de defenderse, un aspecto que deberá ser tenido en cuenta por la Audiencia. Lo primero que deberá acordar el juez es si Falciani ingresa en prisión hasta que haya una decisión y después entrar a valorar el fondo.

En 2013 la Audiencia Nacional argumentó para no conceder la extradición a Suiza –lo que provocó un conflicto con este país– que no se daban los requisitos necesarios para la doble incriminación; es decir, que los delitos por los que era perseguido allí concurriesen en España. Y es que nuestro país no ve como delito la revelación de secretos, que sí se persigue en el país helvético, cuando median otros hechos delictivos. No solo eso; aquí hay obligación de informar de un delito, como es el blanqueo de capitales o la evasión fiscal en caso de saber que se están cometiendo.

Suiza le acusa de que intentó vender la información personal y financiera de casi 130.000 clientes a un banco en Beirut en 2008; datos de 20.000 empresas y 107.181 personas, así como sus historiales económicos. Falciani durante la vista que se celebró en la Audiencia Nacional aseguró que viajó a Beirut para que saltara la alarma en la patronal bancaria de que esos datos estaban disponibles y que se activara así la Fiscalía suiza, reticente a iniciar cualquier procedimiento.

El antiguo empleado del HSBC ha colaborado con Estados Unidos, Francia, Italia y España. La historia de los servicios a nuestro país comenzó después de que Francia hallara información en el registro de la vivienda de Falciani sobre depósitos ocultos en el HSBC. La Agencia Tributaria presentó una denuncia que acabó con numerosas actuaciones contra defraudadores españoles en la Audiencia Nacional y en juzgados de todo el país, dando lugar a la mayor regularización tributaria jamás llevada a cabo. Las condenas se sucedieron tras considerarse lícita la obtención de la información.

Conexión internacional

A partir de 2012 se produjo ya una colaboración directa de Falciani, que aportó valiosísima documentación y trabajó codo con codo con la Fiscalía contra la Corrupción y el Crimen Organizado, al tiempo que se llevaban a cabo colaboraciones con autoridades judiciales francesas, belgas e italianas. Hubo una denuncia inicial contra 227 defraudadores, cuyas situaciones fueron analizadas individualmente. El Juzgado Central 5 formó una treintena de piezas separadas sobre estos hechos. Casi cuatro años después numerosas mercantiles asociadas al banco HSBC aparecieron de nuevo en los conocidos como «Papeles de Panamá», vinculados al despacho Mossack-Fonseca que ayudó a personalidades y empresas a evadir impuestos.