Delgado y Marlaska, en un acto de homenaje a víctimas del terrorismo - ISABEL B PERMUY / Vídeo: Dolores Delgado admite que coincidió en tres ocasiones con Villarejo

Dolores Delgado llamó «maricón» a Marlaska en el almuerzo con Villarejo

Nuevas filtraciones del encuentro de la titular de Justicia con el excomisario ponen contra las cuerdas a la ministra socialista

MadridActualizado:

Si ayer los grupos de la oposición estrecharon el cerco sobre Dolores Delgado tras revelarse unas grabaciones de un almuerzo de 2009 con el excomisario Villarejo, la situación de la ministra de Justicia es hoy más delicada, con la difusión de nuevos audios del mismo encuentro en el que la entonces fiscal llamaba «maricón» al actual ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Según publica el digital Moncloa.com, en dicho almuerzo, en el que también participaban el exjuez Baltasar Garzón y varios mandos policiales en un ambiente de camaradería, Delgado insultó a su hoy compañero en el Consejo de Ministros. «¿Puedo contar lo de este?», le pregunta a Garzón, que le responde afirmativamente:

Delgado: Un maricón.

Villarejo: ¿Quién es maricón?

Delgado: Marlaska.

Además de Delgado, Garzón, Villarejo, acudieron a dicho almuerzo en un restaurante madrileño el entonces director adjunto operativo (DAO) de la Policía Nacional, Eugenio Pino, y tres mandos policiales adjuntos al DAO de aquella época: Enrique García Castaño, alias «El Gordo»; Miguel Ángel Fernández Chico (fallecido) y Gabriel Fuentes.

El nombre de Marlaska surge en otro momento de la conversación, también en boca de Delgado, cuando Garzón le dice entre risas a Villarejo: «¡Eres un mal necesario!».

Villarejo: Muchas gracias, hombre.

García Castaño: Pero no tenía más que cruzar al otro lado de la acera y ya estaba mejorado.

Villarejo: Pobre de mí…

García Castaño: No sé si me iría mejor con Marlaska.

Delgado: Porque te gusta y te pone…

No es el único comentario fuera de tono de la hoy ministra, según los audios revelados por Moncloa.com. «A mí me pasa lo mismo, a mí los tíos me gustan igual, tontitos nada —dice en otro momento—. Ha venido un tío a la Audiencia monísimo, para que lo vamos a negar, parece George Clooney, pero le pasa lo mismo, es una nenaza».

Y en otro momento de la conversación insiste: «Mira, yo te voy a decir una cosa, a mí que me den un tribunal de hombres, de tías no quiero. Y no me llevo mal con las tías, pero de tíos, sé perfectamente por dónde van. Y cada gesto, cada cosa… por dónde va la historia».

La comida de la discordia se celebró en 2009 para celebrar la concesión de una medalla al mérito a José Villarejo, hoy en prisión preventiva por su implicación en el caso Tándem. Los audios conocidos ayer y hoy muestran que la ministra actúa con familiaridad con Villarejo y sus compañeros y se la escucha comentar temas cotidianos.

Estas filtraciones llegan después de que la ministra negara haber tenido con Villarejo ningún tipo de relación, aunque ayer volvió a cambiar su versión, por cuarta vez, y reconoció que ha coincidido con el comisario en tres ocasiones.

En una nota, Justicia recordó que Villarejo está en prisión como presunto autor de «delitos muy graves» y atribuyó las filtraciones a su estrategia procesal consistente en «atacar al Estado y sus instituciones. Primero cargó contra la Jefatura del Estado con grabaciones relacionadas con el rey emérito. Ahora ataca al Ejecutivo en la persona de la ministra de Justicia».

Además de la presión política por este escándalo, la ministra de Justicia será previsiblemente hoy reprobada por el Senado, donde el PP la acusará de haber pretendido abandonar al poder judicial y al juez instructor del caso del «procés», Pablo Llarena, ante la demanda civil presentada contra él en Bélgica.