Dolores Delgado, ministra de Justicia - EFE | Vídeo: Dolores Delgado: «No voy a permitir bajo ningún concepto que nadie cuestione mis principios» ATLAS

Dolores Delgado se aferra al cargo: «Nadie va a impedir que sigamos trabajando por la gente»

La ministra de Justicia renuncia a dimitir tras trascender nuevos audios en los que llama «maricón» a Grande-Marlaska

Afirma que no se refería al hoy ministro de Justicia al emplear el término «maricón»: «Es una persona a la que quiero»

MadridActualizado:

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha ratificado este martes su intención de no abandonar su cargo porque «este Gobierno está aquí para trabajar por la gente y nadie, repito, nadie, lo va a impedir». Apenas unas horas después de que hayan trascendido nuevos audios de la estrecha relación de Delgado con el excomisario José Villarejo, en esta ocasión de contenido homófobo sobre su hoy compañero de Interior, Fernando Grande-Marlaska, la titular de Justicia ha asegurado que seguirá trabajando con ilusión en el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

En un desayuno informativo organizado por el Club Siglo XXI, la ministra ha abogado por trabajar en una reforma de la justicia que acabe con la imagen de politización y se ha referido al caso Llarena para, lejos de admitir su error sobre su negativa a defenderle en Bélgica, sostener que si esta tarde va a ser reprobada en el Senado es por «haber trabajado por la soberanía de jurisdicción de España».

La filtración de unos audios grabados durante una comida en la que participó junto al excomisario Villarejo, después de que la ministra negara haber tenido con él ningún tipo de relación, llevó ayer a PP y Ciudadanos a elevar la presión sobre Delgado, que por el momento se resiste a dimitir.

En la misma línea del comunicado difundido ayer por el Ministerio, Delgado ha atribuido las grabaciones de Villarejo a un «ataque institucional» y, tras recordar que antes fue atacado el anterior jefe de Estado (por los audios de Corinna), ha minusvalorado los audios difundidos este martes por el digital Moncloa.com al señalar que no están completos y que pueden estar «solapados o pegados», en definitiva sacados de contexto.

Pese a que en la transcripción literal de uno de ellos, Delgado responde «Marlaska» cuando uno de los comensales le pide que aclare quién es «maricón», hoy ha dicho que no se refería a él. «Es un amigo, es una persona a la que quiero y este tema me ha dolido mucho». «Se está haciendo juego político a través de mí», ha señalado.

La ministra ha insistido en que no va a «permitir bajo ningún concepto que nadie cuestione mis principios, honorabilidad y honestidad».

Ataques execrables

Además, ha insistido en que cuenta con el apoyo del presidente del Gobierno, porque «tenemos un objetivo superior que el de dejarnos arrastrar por ataques que no tienen nada de políticos y que son execrables». En su opinión, hay que preguntarse «por qué temas de hace nueve años generan una atención enorme». «Sólo hay que ver qué noticias se filtran, cómo, si hay o no estrategia. Los datos están ahí y las conclusiones son vuestras», ha sentenciado.