Cristina Ayala, coportavoz del PP muestra la portada de Sánchez sobre el plagio en su tesis doctoral
Cristina Ayala, coportavoz del PP muestra la portada de Sánchez sobre el plagio en su tesis doctoral - MAYA BALANYÀ

Caso tesis: «Sánchez ha impuesto una auténtica ley mordaza»

El Senado aprueba la investigación sobre la tesis de Pedro Sánchez

MadridActualizado:

El Pleno del Senado autorizó ayer la creación de una comisión parlamentaria para determinar si Pedro Sánchez cometió plagio en su tesis doctoral. El PP, con el apoyo de Ciudadanos y Foro Asturias, pondrá en marcha en las próximas semanas esta investigación ante la reiterada negativa del presidente del Gobierno a comparecer en la Cámara Alta pese a haberse comprometido a ello. PSOE, Podemos y los nacionalistas rechazaron la propuesta y seguramente no participarán en ella pero no podrán evitar que Sánchez dé explicaciones al Parlamento.

Ahora sí, el dirigente socialista está obligado a aclarar las sospechas sobre la elaboración y autoría de su trabajo universitario que ha ido desgranando ABC en las últimas semanas. El inicio de las sesiones de investigación se pospondrá a febrero, evitando el periodo vacacional. El PP planea llamar a declarar al Senado, además de al líder socialista, al economista Carlos Ocaña y coautor del libro publicado a raíz del trabajo, así como a profesores que integraron el tribunal que lo evaluó y otras autoridades universitarias. Su objetivo es añadir «rigor académico» a las indagaciones de la prensa.

El PP impulsó la comisión tras confirmar que el presidente se negaba a cumplir su «deber constitucional» de someterse al control del Parlamento. El Senado requirió su comparecencia ante el Pleno pero Sánchez se resistió al entender que su tesis es un «asunto privado». El PSOE se aferró sin éxito a ese argumento, desmontado por los propios letrados de la Cámara, que avalan la investigación. «La comisión no tiene ni pies ni cabeza. Su única intención es traer al presidente para tratar de humillarle» se quejó la senadora del PSOE María del Carmen Iglesias. «La formación académica de un presidente es un asunto estrictamente privado, personal, tanto como pueda serlo el estado civil de un cargo público o si tiene un chalé con piscina», insistió la socialista para acto seguido señalar que «si ha habido plagio» lo tendrán que determinar los tribunales, no el Parlamento. Y se aferró a que la Fiscalía del Tribunal Supremo pidió el archivo de la querella de Vox contra el presidente. De paso, extendió las sospechas sobre el currículum académico del líder del PP, Pablo Casado, cuyo caso ha sido archivado.

Podemos y los grupos nacionalistas acusaron al PP de «revanchista» por impulsar una comisión en el Senado tras frenar su intento de hacerlo en el Congreso y a excepción de ERC, que se abstuvo, votaron en contra enfatizando que su función no es evaluar la calidad de un trabajo doctoral.

«Ley mordaza»

La senadora popular Esther del Brío defendió que el objetivo es «saber la verdad» y resolvió que el desacato reiterado de Sánchez al Senado puede deberse a que oculta algo. «Veremos si Pedro Sánchez sale de ella convertido en el Doctor Jekyll o en Míster Hyde», resumió Del Brío, catedrática de Economía por la Universidad de Salamanca. El PP denuncia que Sánchez intenta aplicar «una auténtica ley mordaza» sobre las Cortes y aquellos medios que, como ABC, han denunciado irregularidades en su trabajo, contra los que prepara una demanda que ha encargado al exministro del Interior Antonio Camacho.

Ciudadanos, que ha criticado que la comisión no se abra en el Congreso, votó a favor porque existen «dudas razonables sobre si el doctor Sánchez plagió su tesis doctoral, sobre si la pudo hacer una tercera persona y sobre la composición del tribunal que le evaluó podría tener afines a su persona», según enumeró Javier Alegre.

Rosa Domínguez de Posada (Foro Asturias), cofirmante de la iniciativa ayer debatida, acusó a Sánchez «ocultar algo». Maribel Mora, de Podemos, tildó esta comisión de «oportunista».

En el turno de cierre, Cristina Ayala (PP) censuró la doble vara de medir de Podemos, que protege a Sánchez de dar explicaciones sobre su tesis mientras exige una investigación en el Congreso y en la Asamblea de Madrid sobre los másteres en la Rey Juan Carlos. Ayala insistió en que existen sombras sobre la autoría, sobre el nivel de plagio en su contenido y sobre si Sánchez pudo usar recursos públicos de ministerios, que plagió sin citar para elaborar su polémica tesis.