Piratean el sistema del servicio de bicicletas públicas con un video porno
j. n.

Piratean el sistema del servicio de bicicletas públicas con un video porno

El sistema del servicio público de bicicletas madrileño ha sido hackeado desde que se inauguró el pasado lunes. Guarda información de 4.000 usuarios

Actualizado:

Poco ha durado la tranquilidad para BiciMAD. La página web del nuevo sistema de alquiler de bicicletas públicas que, además, son eléctricas, ha sido pirateada. Ayer mismo, los usuarios de una de las estaciones situada en la confluencia de la avenida del Mediterráneo con la calle de Juan de Urbieta, contemplaban, atónitos, un vídeo pornográfico en la pantalla de la máquina de esta estación. El Ayuntamiento ya ha denunciado el ciberataque a la Policía Municipal.

Según ha podido saber ABC, estas agresiones a BiciMAD se producen, prácticamente, desde el mismo momento de su primera andadura, que fue el pasado lunes 23 de junio. Ataques desde el minuto uno. Lo peor es que, hasta el momento, este nuevo sistema de alquiler de bicicletas ya cuenta con 4.000 abonados aproximadamente y que quienes han pirateado el sistema tienen acceso a sus datos.

La empresa concesionaria del sistema, Bonopark, los detectó desde el principio. Y se puso en alerta. Alguien estaba «hackeando» el sistema de alquiler de bicicletas de Madrid. Ese lunes se cayó el sistema informático. Sospecharon ya de los ataques. Y tomaron las medidas para controlar la situación. El segundo día, lo mismo: otra caída del sistema informático. El tercero, parece que ocurrió algo similar, aunque no está confirmado.

La empresa concesionaria tiene pistas sobre los delincuentes pero prefieren guiarse por los expertos, y éstos aseguran que «lo mejor es investigar con mucha cautela, ir con pies de plomo» para impedir la fuga del agresor. Aunque toda piratería, siempre, deja rastros.

«Irregularidades»

Según fuentes municipales, Bonopark detectó «anomalías» e «irregularidades» en el sistema informático de BiciMAD «desde el principio» de su puesta en marcha. Se sabía ya que estaban atacando. Había que localizar el alcance y controlarlo. La empresa lo puso en conocimiento al Ayuntamiento y éste a la Unidad de Delitos Informáticos de la Policía Municipal. Las agresiones a la web de las bicicletas eléctricas no cesaba. El pasado jueves hubo hasta 14 ataques. Ya nada era casualidad. El Ayuntamiento, entonces, aconsejó a la empresa concesionaria que también denunciara en toda regla esta desagradable situación.

El sistema BiciMAD es un proyecto que, en su primera fase, cuenta con 123 estaciones, 3.126 anclajes y 1.560 vehículos. Cada estación está compuesta por varias bases (aparcabicis) y un tótem. Este aparato es la máquina donde el usuario realiza todas las operaciones de alquiler y donde, además, introduce sus datos para obtener la tarjeta del arrendamiento temporal.

El alcance del ciberataque

Ayer se desconocía el alcance exacto del ciberataque. Aunque, como es lógico, provocaron cierta alarma entre los usuarios, Ayuntamiento y empresa trataban de fijar el número de estaciones afectadas por la agresión al sistema informático y, también, las formas en que se estaban exteriorizando esos ataques. Podían ir desde un mal funcionamiento de la máquina hasta un fallo en la desconexión de las bicicletas. Lo de ayer, en la estación de la avenida del Mediterráneo — un lugar del distrito de Retiro donde existen zonas infantiles y hasta un carrusel de atracciones infantiles—, el ataque, como decimos, consistió en que los usuarios podían ver un vídeo pornográfico en la pantalla del tótem.

En este tótem es donde el usuario realiza la gestiones necesarias para el alquiler: solicitar la tarjeta, consultar el saldo, hacer una recarga y obtener información del servicio, entre otras cuestiones. La tarjeta de socio cuesta 25 euros al año (15 euros para quienes acrediten tener Tarjeta de Transporte Público), y se puede recargar el saldo con otros 10 euros. Los datos del que alquila quedan al descubierto.

En otras capitales europeas

Con BiciMAD, la capital madrileña se unió el 23 de junio a otras grandes capitales mundiales, como Nueva York, Río de Janeiro, París, Buenos Aires, México DF o Amsterdam, al sistema público de alquiler de bicicletas

La alcaldesa, Ana Botella, estrenó ese día el sistema con un recorrido de un kilómetro y medio junto a lugares emblemáticos como las plazas de Cibeles y Colón y la Puerta de Alcalá.

Botella animó a los conductores a sumarse a ese cambio cultural y a «ir cambiando los hábitos» para conseguir en Madrid «una coexistencia pacífica y que impere la tolerancia y el respeto» entre automovilistas, peatones y ciclistas en lo que debe ser una «ciudad de todos y para todos».