Un quiosco de Ronda (Málaga) vende un quinto premio y el Gordo - Reuters / Vídeo: El 47862, agraciado con un quinto premio, muy repartido

El lotero que llevó la luz y el agua al barrio más pobre de Madrid

Los quintos premios caen en 47 provincias, uno de ellos íntegro en una residencia de mayores

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Entre los años sesenta y ochenta, los vecinos del barrio de Orcasitas, en Madrid, cambiaron sus chabolas por unos pisos que para ellos «eran palacios». Félix López-Rey lo resume en una breve frase: «Del barro al barrio». No tienían agua ni luz. Las manos de todos ellos reconstruyeron la zona, anclada en la pobreza, «para vivir como personas». Cuatro décadas despúes, y todavía en una de las áreas más pobres de la capital, López-Rey regenta la administración de Lotería número 490. Ayer todo eran celebraciones en este pequeño local de Gran Avenida, 17. Los vecinos bajaron a la plazueleta en la que se encuentra. Risas, gritos de alegría y, también, un poco de incredulidad demostraban sus palabras. Félix pegó los carteles del 47862, quinto premio, por toda la cristalera. Su administración repartió 75 billetes de este premio. «Por fin se conoce a Orcasitas por algo bueno», aseguró emocionado el exconcejal de Izquierda Unida y representante vecinal.

Los quintos premios de la Lotería de Navidad estuvieron totalmente repartidos por la geografía española. En total, tocaron en 47 provincias. La emblemática Doña Manolita no falló ayer: repartió cuatro quintos premios: 47862, 07568, 29031 y 18596. Las celebraciones ya son una costumbre en la administración de la céntrica calle del Carmen de la capital. «Una mañana espectacular», comentó uno de los trabajadores a Ep. El establecimiento cerró sus puertas tras los festejos, a las 14.00 horas. Era el momento de disfrutar con la familia de este año de récord en la administración: el viernes, un día antes del Sorteo, los décimos propios se terminaron. A estos números se sumaron el 63025, 20202, 02308 y 68402.

Este último llenó de emoción las caras de los residentes y trabajadores de la residencia pública de mayores de Villaviciosa de Odón. El 68402 cayó íntegramente y por casualidad en la localidad madrileña. Más de 10 millones de euros repartidos entre los 260 «abuelos» y los 200 empleados. No les dio tiempo a preparar un menú de celebración, pero hoy sí lo harán, cuando toda la euforia se haya asimilado. «Estamos muy contentos. Todos hemos adquirido el mismo, como siempre. Cogí el primer número que me ofreció la administración», dijo la directora.

El centro se llenó de festividad y botellas de sidra después de que lo anunciasen por la megafonía y los residentes comprobasen su décimo mientras veían el Sorteo. «Verlos así es lo mejor de todo», comentó una trabajadora. Algunos lo invertirán en viajar y, la mayoría, en ayudar a la familia. Pero hay quien echó a volar la imaginación con sus deseos tras el premio, como Narcís, una de las abuelas: «Quiero echarme un novio».