Trump llama «enemigo» a la Unión Europea, junto a Rusia y China

«Considero que la UE es un enemigo especialmente en el comercio. Rusia es un enemigo en ciertos aspectos y China es un enemigo económico. Pero esto no quiere decir que sean malos, sino competitivos», ha afirmado el presidente de EE.UU.

Actualizado:

En la víspera de su encuentro bilateral de este lunes con su homólogo ruso Vladimir Putin, el presidente estadounidense Donald Trump ha incluido a la Unión Europea en la categoría de «enemigo» junto con las tradicionales Rusia y China en una entrevista para la cadena estadounidense CBS.

«Creo que tenemos muchos enemigos. Considero que la UE es un enemigo especialmente en el comercio. Por supuesto que vemos a la UE como un enemigo. Rusia es un enemigo en ciertos aspectos y China es un enemigo económico, evidentemente. Pero esto no quiere decir que sean malos, sino competitivos», ha descrito Trump en una entrevista con la CBS de la noche de este sábado.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha respondido inmediatamente vía Twitter a las declaraciones del presidente de EE.UU. sosteniendo que Estados Unidos y la UE son los mejores amigos: «Quien diga que somos enemigos está difundiendo noticias falsas», ha añadido. En el inicio de la Cumbre de la OTAN en Bruselas, Tusk ya instó a Trump a respetar a sus aliados.

En los últimos meses, Trump ha elevado la tensión con países y regiones consideradas socios de EE.UU., como la propia UE, Canadá y México, especialmente en materia comercial.

De hecho, EE.UU. decidió poner fin en junio a la exención a los aranceles al acero y al aluminio procedentes de la UE, Canadá y México, un movimiento que fue respondido con medidas similares por parte de los gobiernos de esas regiones.

«Amo a esos países (los de la UE). Respeto a los líderes de esos países. Pero, en un sentido comercial, realmente se han aprovechado de nosotros, y muchos de esos países están en la OTAN y no estaban pagando su parte», criticó.

Después de la cumbre de la OTAN, Trump presumió de haber promovido el aumento de la inversión en defensa entre los miembros de la OTAN y afirmó que los aliados europeos y Canadá han «reforzado su compromiso» con el gasto militar «como nunca lo habían hecho antes».