Británicos en Benidorm (Alicante)
Británicos en Benidorm (Alicante) - EFE

El «shock» de los británicos «españoles» por el Brexit

En España residen 253.928 nacionales del Reino Unidos, que se ven en un «limbo»

ALICANTEActualizado:

Decepcionados, tristes y en estado de «shock» han sido algunas de las expresiones utilizadas por algunos de los miembros de la principal colonia de británicos en España, la que se asienta en la costa de Alicante, al conocer la salida de su país de la UE ( Brexit), porque creen que les deja en un «limbo».

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) al pasado 1 de enero, en España residen algo más de un cuarto de millón de nacionales del Reino Unido (253.928) y prácticamente uno de cada tres lo hace en Alicante (72.935), muchos en urbanizaciones costeras de Orihuela, Torrevieja, San Fulgencio, Benidorm, Calpe o Jávea.

«Estoy muy decepcionada, no me lo puedo creer, es un shock», ha relatado Carol New, profesora inglesa de 47 años, quien ha repetido su «sorpresa» por el resultado del referéndum ya que estaba convencida de que, aunque por un estrecho margen, ganaría la permanencia en Europa.

Ha relatado que ha hablado con algunos compatriotas 'alicantinos' y que todos tienen la incógnita de cómo les afectará a ellos particularmente, sobre todo a los jubilados y los que cobran un sueldo en libras esterlinas si se da el supuesto de que esta moneda se deprecia con respecto al euro, lo que les haría perder en poder adquisitivo.

«Es muy posible que nos afecte. Nos sentimos menos protegidos a pesar de que, en realidad, nadie sabe exactamente lo que ocurrirá», ha proseguido.

Para el escocés Gary Thompson, de 41 años, «los jubilados que viven en Alicante estarán bastante preocupados» por la posibilidad de que pierdan la sanidad gratuita y vean reducida su calidad de vida.

La parte positiva del resultado está, en opinión de este escocés, en que Escocia «hará en poco tiempo otro referéndum para salir del Reino Unido», lo que le permitirá "en dos o tres años" cambiar su pasaporte actualmente británico "por uno escocés y dentro de Europa".

La galesa Ruth Haswell, de 56 años, ha pasado en pocas horas «del susto a la tristeza y ahora a la rabia» porque su país se abre paso «al recorte de derechos y al racismo» y comienza una etapa «problemática» para los británicos que residen en la UE.

«En realidad no sé cómo nos afectará. No sé si puedo seguir trabajando aquí, si tendré derecho a la pensión, a la atención sanitaria e, incluso, si me convalidarán el carné de conducir porque los británicos entramos en un limbo», ha comentado.

Pedir otra nacionalidad

Haswell, que lleva 20 años en Alicante, ha admitido que analizará si le conviene solicitar la nacionalidad española porque quiere ser «parte de Europa», aunque ha añadido que tampoco desea dejar de tener su pasaporte británico.

El inglés Toni Sweeney, de 48, ha relatado a Efe que se siente «fastidiado» y ha explicado que está pensando seriamente en aprovecharse de que tiene familia en Irlanda para pedir la nacionalidad de ese país con el fin de seguir siendo ciudadano comunitario.

«El resultado es increíble, es una decisión muy arriesgada, un salto a lo desconocido que nos deja en el limbo y que choca con lo que la gran mayoría de los jóvenes ha votado, que es quedarse», ha indicado antes de mostrarse preocupado por estas diferencias entre lo que piensan las distintas generaciones dentro del Reino Unido.

Contento con el Brexit

Aunque la inmensa mayoría de los preguntados defiende la permanencia, hay algunos que están contentos con el Brexit, como Steven O'Brien, de 35 años y que vive cerca de Benidorm: «Estoy seguro de que la victoria del Brexit es muy positiva para Gran Bretaña porque hay muchos inmigrantes y la situación puede cambiar pronto».

Para este partidario del «out», «aunque la libra caiga al principio, seguro que poco a poco acabará subiendo, incluso, por encima de lo que está ahora».

Una pareja jubilada del norte de Inglaterra preguntada en una calle de Alicante, que ha preferido no dar su nombre, ha asegurado estar «muy infeliz» por el resultado: «Nos gusta España y nos gusta Europa».

Zoe McLintock, de 22 años, ha admitido que «la gente joven en su mayoría no sabe bien lo que significa el Brexit» y cree que provocará que «a partir de ahora los británicos que quieran trabajar en España lo tengan más difícil, igual que los españoles que quieran ir al Reino Unido».

Alicante es, de largo, la provincia con más británicos empadronados, y le siguen Málaga, con 50.530, Islas Baleares (16.126), Santa Cruz de Tenerife (15.060), Almería (14.344), Murcia (13.696), Barcelona (12.473), Las Palmas (12.196), Madrid (9.013), Valencia (7.824), Granada (5.424), Cádiz (4.922), Girona (3.090), Tarragona (2.784), Sevilla (1.794) y Castellón (1.269), según los datos del INE.