«Querido Salvini: no tenemos carne humana a bordo, sino personas»

Mensaje de la tripulación del Lifeline al hombre fuerte del Gobierno italiano

Corresponsal en RomaActualizado:

El pulso del gobierno populista italiano con Europa sobre inmigración se vuelve a jugar sobre la piel de unos 350 inmigrantes, rescatados en una operación humanitaria, que esperan en dos barcos la orden de poder atracar en un puerto. La tripulación de la nave alemana con bandera holandesa Lifeline, de la OGN homónima, que transporta 224 inmigrantes y se encuentra desde hace cuatro días al sur de Malta en aguas internacionales, ha mandado un mensaje al vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, el verdadero líder político del gobierno italiano: «Querido Matteo Salvini, no tenemos carne humana a bordo, sino seres humanos. Le invitamos cordialmente para convencerle que son personas que hemos salvado evitando que se ahogaran. ¡Venga aquí, será bienvenido!» Este mensaje de la tripulación de la Lifetime se ha producido en respuesta a un Twitter del ministro Salvini: «Ciertas naves se deben olvidar de Italia, stop al negocio de la inmigración clandestina. La música ha cambiado. Yo pongo todo mi empeño».

Mientras tanto, el barco mercante Alexander Maersk, con bandera danesa, se encuentra con 113 inmigrantes frente al puerto de Pozallo (Sicilia), a la espera de que se le permita atracar. Este buque ayudó al Lifeline en el rescate de inmigrantes, pero tuvo que hacerse cargo de más de un centenar de personas porque ya no cabían en la nave de la ONG Lifeline. De hecho, este barco se encuentra con dificultades, con escasez de suministros y con los inmigrantes apiñados en la cubierta, porque su capacidad de acogida con seguridad es inferior a un centenar de personas.

En su afán de protagonismo, abriendo cada día un nuevo frente, sobre todo contra los refugiados, Matteo Salvini ha colocado ahora también en el punto de mira a los vendedores ambulantes, que en su mayoría son inmigrantes. El ministro del Interior ha anunciado una directiva que prevé multas para quien compra en la playa gafas de sol, vestidos, bolsos con marcas falsas y otros artículos. La medida ministerial, denominada «playas seguras», que estará lista a finales de junio, prohíbe también que se puedan realizar tatuajes y masajes en las playas. Las sanciones para quienes compran esos artículos oscilarán entre 100 y 7.000 euros. Y para los vendedores las multas son más altas todavía: Desde 2.582 a 15.493 euros, además de requisar toda la mercancía. El fenómeno de la venta ambulante en las playas está muy extendido. La asociación de comerciantes Confesercenti protesta frecuentemente contra esas ventas, que, según sus cálculos, representan 22.000 millones de euros.

La dura posición del ministro Salvini contra la inmigración y, sobre todo, su política contra las naves de organizaciones humanitarias cerrándoles los puertos italianos, le está produciendo un amplio consenso entre la opinión pública. Pero también se inician protestas entre sectores sociales que apelan al sentido humanitario y de acogida que ha caracterizado siempre a Italia. Cientos y cientos de mensajes están siendo enviados mediante correo electrónico a la Guardia Costera italiana con este texto: «Petición de inmediata reanudación de las operaciones de socorro en el mar de las ONG. La Guardia Costera italiana ha desarrollado siempre en estos años importantes misiones de auxilio en mar salvando a miles de personas. Nos preguntamos -continúa el mensaje de protesta- por qué hoy delegan en Libia, un país con un gobierno inestable, sin garantía de derechos humanos y sin capacidad operativa para coordinar los salvamentos en mar. Esta acción de protesta, firmada también por intelectuales y líderes políticos y circula mucho en las redes sociales.

Viaje a Libia

Precisamente a Libia viaja hoy el ministro del Interior Salvini, para entrevistarse con las autoridades libias y ofrecerles apoyo para que se comprometan a controlar los flujos migratorios. Gracias a la gestión de su antecesor en el cargo, Marco Minniti, del Partido Democrático, y su acuerdo con Libia, logró reducir la inmigración en un año desde Libia en un 80%. Minniti es muy crítico con el líder de la Liga, Matteo Salvini: «En 15 días este gobierno ha anulado nuestros resultados. Los nacional-populistas han aislado Italia y la UE puede explotar».