Restos del avión de Egyptair caído en el Mediterráneo - AFP

Egipto rectifica que hubiera una explosión en el avión siniestrado de EgyptAir

Las investigaciones para esclarecer lo sucedido a bordo continúan, analizando los restos humanos hallados en el Mediterráneo

ALICIA ALAMILLOS
EL CAIROActualizado:

Si bien el análisis forense de los primeros restos humanos recuperados de las víctimas del MS804 apuntaba a que el avión sufrió una explosión interna, según señalan fuentes egipcias de la investigación, el jefe de los forenses acaba de rectificar esta información y niega dicha posibilidad. Un desmentido más que acrecienta la confusión sobre lo que realmente sucedió en el vuelo siniestrado.

Menos de un día después de que el MS804 de EgyptAir se estrellara contra el Mediterráneo con 66 personas a bordo, el equipo de búsqueda del Ejército egipcio comenzó a recuperar «partes de cuerpos» de las víctimas. A la deriva en un área a 290 kilómetros de la costa de Alejandría, los primeros restos humanos de la catástrofe esfumaban las esperanzas de las familias que esperaban en El Cairo.

Los restos están siendo examinados por un equipo forense en la morgue Zeihom del Cairo, donde también se instalaron los cuerpos de más víctimas del atentado del Daesh contra un avión ruso. En esta ocasión, el pedazo de mayor tamaño «no llega al de una palma de mano», señala un oficial forense a la agencia AP. Ni brazos, ni piernas, ni cuerpos enteros: «El tamaño de los restos apunta hacia una explosión», añade. Sin embargo, poco después el jefe de forenses ha desmentido dicha posibilidad.

Las autoridades griegas comenzarán a entregar a partir de mañana los datos que ha recogido en torno al siniestro del avión de EgyptAir, desaparecido el jueves de la semana pasada en el Mediterráneo con 66 personas a bordo, según una fuente próxima a las investigaciones. «Comenzaremos a enviar los principales datos mañana, entre ellos el seguimiento de los radares y las conversaciones con los controladores», ha anunciado esta fuente, que ha pedido permanecer en el anonimato, en declaraciones a la agencia de noticias Reuters.

La investigación hasta ahora no ha encontrado ninguna traza de explosivos que apunte a una bomba o algún otro tipo de artefacto. Hasta ahora, la morgue del Cairo ha recibido «cerca de 23 bolsas» de restos, que están siendo analizados desde el domingo. De momento, el Ministerio no ha confirmado estas informaciones, que apuntan de nuevo a un atentado.

La sospecha de un atentado terrorista fue puesta sobre la mesa por el ministro de Aviación Civil egipcio, Sherif Fathi, la misma tarde en que desapareció el MS804. Sin embargo, han insistido tanto su ministerio como el propio presidente Abdelfatah Al Sisi, «todavía es pronto para apostar por una sola teoría». Hasta el momento ningún grupo ha reivindicado la masacre, pese a que el Daesh, que se defendió como autor del atentado contra un airbus ruso que partió de Egipto, publicó pocos días después un mensaje instando a atacar en Ramadán. El portavoz del grupo no hizo ninguna referencia al MS804, lo que extraña a los expertos en terrorismo.

EgyptAir ha advertido a las familias que la identificación de las víctimas «tomará semanas», ya que dependen de las pruebas de ADN. En los últimos días, familiares de los pasajeros y miembros de la tripulación del MS804 han celebrado funerales en recuerdo de las víctimas, pero con los ataúdes vacíos coronados con una foto para recordarlos. Muchas están todavía en estado de shock.

Los últimos mensajes automáticos, enviados por el sistema ACARS del avión, enviaron fallos en la ventana del copiloto, en el lado derecho del avión, lo que apunta a que fue esta zona del aparato la más dañada. Una segunda señal advirtió de «humo en el lavabo», aunque según han señalado expertos consultados por ABC, el sensor salta también cuando se produce una gran nube de condensación que podría ser fácilmente fruto de una descompresión explosiva.