PUTIN INTENSIFICARÁ SUS ATAQUES EN SIRIA

Rusia confirma que el avión cayó en el Sinaí por un atentado terrorista

Una bomba de fabricación casera estalló a bordo poco después del despegue, según el antiguo KGB

ridActualizado:

El Airbus-321 de la compañía rusa Metrojet se vino abajo el pasado 31 de octubre a causa de la explosión de una bomba en su interior. Así se lo acaba de decir esta mañana al presidente de Rusia, Vladimir Putin, el jefe del FSB (antiguo KGB), Alexánder Bórtnikov, durante una reunión del Consejo de Seguridad ruso. La catástrofe provocó la muerte de las 224 personas que viajaban a bordo. Putin ha asegurado que la actual operación aérea en Siria, no sólo continuará, sino que será «intensificada». El máximo dirigente ruso afirma que los responsables del atentado serán «encontrados y castigados» allá donde se encuentren.

Bórtnikov anunció ante los asistentes a la reunión del Consejo de Seguridad que, tras el análisis efectuado a los cadáveres y restos del avión, «se han hallado trazas de una sustancia explosiva de fabricación extranjera». Según sus palabras, «dentro del aparato estalló un artefacto explosivo de fabricación casera de una potencia equivalente a casi un kilogramo de trilita».

El responsable de los servicios secretos rusos señaló que, como resultado de la deflagración, «el avión se desintegró en el aire como lo demuestra el hecho de que sus fragmentos quedaran esparcidos a través de una gran extensión». «Se puede decir de forma tajante que se trata de un atentado terrorista», añadió.

Tras la intervención de Bórtnikov, Putin ordenó guardar un minuto de silencio y tomó a continuación la palabra para dejar claro que «la actividad de nuestra aviación militar en Siria, no solo debe continuar, sino intensificarse de tal modo que los criminales entiendan que no podrán evitar las represalias». La acción ha sido reivindicada varias veces por el Estado Islámico (EI). Moscú lleva semanas bombardeando en Siria a los opositores al presidente Bashar al Assad y a grupos terroristas como el EI.

El jefe del Estado ruso ordenó al Ministerio de Defensa y al Alto Estado Mayor del Ejército que le presenten las propuestas oportunas para reforzar el operativo en Siria. Putin prometió que los terroristas serán buscados y encontrados «en cualquier rincón del mundo». «Todos aquellos que intenten ayudar a los criminales deben saber que las consecuencias de hacerlo recaerán absolutamente sobre sus cabezas», advirtió.

La Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso) se reúne hoy en sesión extraordinaria para debatir la situación creada tras el derribo del A321 y los atentados de París. La Cámara alta lo hará mañana y ambas aprobarán una declaración instando a todos los parlamentos del mundo a unir esfuerzos contra el terrorismo.

Moscú, que comenzó unilateralmente a bombardear Siria el pasado 30 de septiembre, intenta desde entonces vincular al resto de las potencias mundiales a su campaña. Putin intervino el 28 de septiembre ante la Asamblea General de la ONU llamando a la formación de una gran coalición internacional contra el Estado Islámico, igual, dijo, que la formada contra Hitler durante la II Guerra Mundial.