Infografía que muestra los resultados de las elecciones celebradas en la V República francesa
Infografía que muestra los resultados de las elecciones celebradas en la V República francesa - LUIS CANO

Elecciones FranciaMacron y Le Pen hacen añicos los esquemas de la V República francesa

El centrista líder de En Marcha y la ultraderechista cabeza visible de Frente Nacional marcan un antes y un después en la historia más reciente del país. Hasta ahora, socialistas y conservadores se habían turnado en el poder, con muy pocas excepciones

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El 5 de octubre de 1958, Francia proclamó su V República. Se abría así una nueva etapa para un país al borde de la guerra civil: Argelia, colonia gala hasta 1962, reclamaba su independencia con más fuerza que nunca; la relación entre el Gobierno y un grupo de ultraderecha, procolonos de Argelia, se tensaba; el golpe de estado contra el último primer ministro de la IV República —Pierre Pflimlin— acababa de estallar. Fue entonces cuando el conservador Charles de Gaulle tomó las riendas de la situación y convocó un referéndum para crear la V República, abortando así cualquier posibilidad de conflicto.

Un año más tarde, al frente de la Unión por la Nueva República (UNR) —movimiento que fundó—, De Gaulle fue elegido presidente por mayoría aplastante. Se iniciaba así un periodo marcado por el bipartidismo; conservadores (gaullistas) y socialistas se han turnado en el poder, con muy pocas excepciones. Este domingo, la victoria en la primera vuelta presidencial del centrista Emmanuel Macron —En Marcha— y la ultraderechista Marine Le Pen —Frente Nacional— ha roto los esquemas. Ninguna de las dos grandes fuerzas políticas que ha dominado la escena francesa tendrán un representante en la segunda vuelta, el próximo 7 de mayo. Un hecho sin precedentes en la V República.

Un poco de historia

De Gaulle, de corte conservador, se mantuvo en el poder durante diez años. Dos legislaturas que acabaron con su dimisión: no supo cómo afrontar la revuelta popular de 1968, conocida como «Mayo Francés»; poco después, fue derrotado en un referéndum sobre las regiones. El centrista Alain Poher se convirtió en presidente interino durante un mes y medio. El político quiso hacer de su cargo provisional una realidad no pasajera y se enfrentó al conservador Georges Pompidou en unas elecciones que acabó perdiendo.

Pompidou dirigió el destino de Francia a lo largo de cinco años en los que la cultura tuvo un papel central y la política exterior se flexibilizó. Sin embargo, su mandato acabó de una forma inesperada: el 2 de abril 1974 fallecía debido a una enfermedad que hacía que la cantidad de células blancas (linfocitos) proliferase de forma descontrolada ( macroglobulinemia de Waldenström). Es la única vez que un jefe de Gobierno de la V República muere en el cargo.

Arriba, de izquierda a derecha: Macron, Hollande, Sarkozy y Chirac. Abajo: Mitterrand, Giscard d'Estaing, Pompidou y De Gaulle
Arriba, de izquierda a derecha: Macron, Hollande, Sarkozy y Chirac. Abajo: Mitterrand, Giscard d'Estaing, Pompidou y De Gaulle

De nuevo, para suplir la falta de dirigente, se recurrió a Poher como presidente interino. Ostentó el puesto durante casi dos meses, hasta que Valéry Giscard d’Estaing ganó las elecciones y accedió al poder. El nuevo presidente pertenecía a la Unión para la Democracia Francesa (UDF), un partido de corte centrista. Gobernó durante siete años. En las elecciones de 1981, no dudó en presentar su candidatura. No obstante, en esta ocasión, perdió. Su legislatura estuvo marcada por desavenencias entre los miembros de su propio partido: su primer ministro, Jacques Chirac, dimitió por los continuos desencuentros con el presidente y fue sustituido por Raymond Barre.

El escándalo de los diamantes

Aunque, lo que de verdad le hizo caer en desgracia fue el estallido del escándalo de los diamantes. La prensa francesa destapó que el dirigente aceptó los regalos del exgobernante centroafricano Jean-Bédel Bokassa, también conocido como el emperador caníbal de Bangui, cuando el país africano aún era un firme aliado de París. D ’Estaing recibió diamantes de 30 quilates valorados en más de un millón de francos (150.000 euros). Su hundimiento catapultó al socialista François Mitterrand a la victoria.

El nuevo presidente gobernó el país durante dos legislaturas seguidas, la friolera de 14 años. Su mandato terminó en 1995. Un año más tarde, murió aquejado de cáncer de próstata. Tomó el relevo Chirac, lo que significó la vuelta al poder de los conservadores. En 2002, volvió a ganar las elecciones de forma aplastante y por segunda vez consecutiva contra Jean-Marie Le Pen, padre fundador del Frente Nacional. Lo hizo además con el respaldo de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), un partido fundado para darle apoyo en los comicios.

Fue su sucesor, Nicolas Sarkozy, presidente durante la siguiente legislatura, quien cambió el nombre de la formación en 2015 y lo bautizó como Los Republicanos. En 2012, perdió las elecciones contra el ahora mandatario François Hollande, del Partido Socialista. Ni él ni su primer ministro, Manuel Valls, han apoyado al candidato de su formación, Benoît Hamon, en estos comicios. El líder socialista ha protagonizado el batacazo electoral que ya vaticinaban los sondeos y ha quedado relegado al quinto puesto con el 6,3 % de los votos. El candidato centroderechista de Los Republicanos, François Fillon, también ha quedado eliminado de la carrera electoral, dejando vía libre a Macron y a Le Pen en unos comicios con resultados históricos.