Marine Le Pen, tras la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia
Marine Le Pen, tras la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia - Efe

Marine Le Pen, la extremista que supo atraer el voto obrero

La candidata ultraderechista ha cumplido las expectativas que le auguraban un lugar en la segunda vuelta

Corresponsal en ParísActualizado:

Marine Le Pen (Neuilly-sur-Seine, 1968) ha transformado el Frente Nacional (FN, extrema derecha), fundado por su padre, Jean-Marie Le Pen, en el primer partido obrero de Francia, el tercero en importancia nacional en todas las elecciones presidenciales, legislativas y municipales del último quinquenio.

[Lee Macron y Le Pen, a la segunda vuelta en Francia]

Durante medio siglo largo, el FN de Jean-Marie Le Pen fue un partido de extrema derecha tradicional, muy vinculado a todos los grupúsculos extremistas de su tiempo, de carácter expresamente neonazi en muchas ocasiones.

Elegida presidenta del FN en el congreso de Tours del 15 y 16 de enero de 2011, inició a paso de carga un giro al centro que tuvo réditos políticos inmediatos.

Marine Le Pen comenzó por expulsar del FN a dirigentes o militantes expresamente neonazis. Sin abandonar nunca las tesis tradicionales de la extrema derecha francesa (salida del euro, cierre de fronteras, hostilidad radical hacia el liberalismo capitalista, etcétera), Marine -como la llaman los militantes de su partido- se convirtió en una estrella política con brillo propio.

El programa de Marine Le Pen

Su programa contiene 114 medidas, en algunas de ellas propone la ruptura de Francia con la UE, la OTAN y las instituciones que rigen el comercio internacional, para proteger mejor su «identidad» nacional contra el «capitalismo apátrida», contra «el liberalismo mundializado», contra «el multiculturalismo que destruye nuestra identidad desde dentro» y contra «la inmigración incontrolada que nos amenaza desde fuera».

En él cohabitan proposiciones inspiradas en la experiencia del Brexit y Donald Trump, hábilmente mezcladas con posturas que la extrema derecha francesa comparte con la extrema izquierda populista.