El ascenso de los Habsburgo: de un pequeño condado a dominar el mayor imperio de su tiempo

La dinastía Habsburgo, conocida como casa de Austria en España, logró extender su poder a través de estratégicos matrimonios que incluyeron, en ocasiones, la endogamia

MadridActualizado:

¿Cómo lograron los Habsburgo, partiendo de un pequeño condado, dominar el mayor imperio de su tiempo? En el siglo X, un noble alemán llamado Radbot obtuvo un feudo en el cantón suizo de Argovia y construyó un pequeño castillo conocido como «Castillo del Azor», en alemán Habichtsbur. Los Condes de Habsburgo dependían originalmente del Duque de Suabia que a su vez rendía tributo al Sacro Imperio Romano Germánico. Esta dinastía se mantuvo en un segundo plano en las luchas imperiales y desarrolló una inteligente estrategia de matrimonio.

A finales dl siglo XII, gobernaban toda la parte de Suiza de lengua alemana y a mediados del siglo XIII poseían también algunas regiones de Austria. Hacia 1273, los nobles germanos entregaron la corona imperial a un Habsburgo, Rodolfo I. Su patrimonio condal vivió un importante crecimiento en aquellos años. En el siglo XV regresaron al trono que ocuparon, casi sin interrupción, hasta la disolución del Sacro Imperio Romano Germánico en 1806.

Del matrimonio entre Maximiliano I de Habsburgo y María de Borgoña nacieron Felipe «el Hermoso» y Margarita de Austria. En este punto, los Reyes Católicos de España, de la dinastía Trastámara, casaron a dos de sus hijos con dos vástagos de Maximiliano. La muerte de Juan de Trastámara precipitó que los Habsburgo se convirtieran en la casa reinante en España. El hijo mayor del matrimonio entre Felipe «el Hermoso» y Juana «la Loca», Carlos, heredo las coronas de Castilla y de Aragón. En 1519, obtuvo por elección la Corona imperial con el nombre de Carlos V y reinó en un imperio donde no se ponía el sol. A su muerte, dividió sus posesiones entre su hijo Felipe II, que se quedó con la herencia hispánica, y su hermano Fernando, que heredó la Corona imperial.

Siguieron aumentando sus dominios al tiempo que perpetuaron su poder a través de la endogamia. Matrimonios entre primos, tíos y sobrinos que, paradójicamente, marcaría el declive de la dinastía de los Habsburgo. En la actualidad, siguen emparentados con la mayor parte de casa reales europeas, pero no ejercen en ningún país como dinastía reinante.