Enseña a tu hijo a actuar ante los peligros de la red

Estos son los desafíos a los que tienen que hacer frente las familias digitales

MADRIDActualizado:

Usurpación de identidad en las redes, sexting, grooming... Los niños se enfrentan a multitud de peligros en la red que hacen que los padres tengan ante sí grandes retos en la transmisión de una cultura tecnológica responsable en el entorno familiar. Así lo advierten en la «Guía sobre el Uso Responsable de la Tecnología en el entorno familiar» editada por el Club de Excelencia en Sostenibilidad en colaboración con Orange y S2 Grupo y presentada ayer en la sede de la Fundación Botín.

Estos son los riesgos a destacar, y cómo podemos enseñar a nuestros hijos a prevenirlos, según este informe:

MALWARE

Nos conectamos tan rápido y fácil a Internet y desde cualquier dispositivo que a veces no nos damos cuenta que desde el momento en que establecemos una conexión a la red, el riesgo de ser infectado por malware (tipo de software que tiene como objetivo infiltrarse o dañar un ordenador sin el consentimiento de su propietario) está presente.

Tanto los nativos como los inmigrantes digitales deben aplicar unas medidas de seguridad básicas, tales como:

—Instalar un antivirus y mantenerlo actualizado.

—Cerciorarnos que tanto los sistemas operativos como las aplicaciones, navegadores y programas que usemos en nuestros dispositivos tengan las últimas actualizaciones instaladas de forma periódica.

—Evitar descargas que sean de origen desconocido.

Recomendaciones para tener buenos hábitos de navegación

—Aprender a detenerse y pensar dónde se accede antes de hacer click, en especial, en enlaces que puedan resultar sospechosos o provenir de fuentes dudosas.

La usurpación de identidad puede realizarse fácilmente mediante la creación de un perfil que suplante la identidad del objetivo o accediendo a este sin su consentimiento y publicando en su nombre.

—Evitar las descargas instantáneas y masivas, siempre deben elegirse páginas oficiales de descarga y revisar los comentarios de otros usuarios. En el caso de las aplicaciones, es importante revisar los permisos que requieren antes de descargarlas para asegurarse que solo solicitan los necesarios para funcionar.

—Sospechar de los correos de remitentes desconocidos y tener precaución, ante la duda, es mejor no responder y eliminarlos. Lo mismo con los archivos adjuntos, aunque provengan de un remitente conocido, se deben analizar, si no los estamos esperando o si nos generan duda, es mejor eliminarlos antes de descargarlos.

USURPACIÓN Y ROBO DE IDENTIDAD

Otro de los retos que se encuentran las familias en el ámbito digital es el robo o la usurpación de identidad de los menores. Uno de los medios habituales son las redes sociales. La usurpación de identidad puede realizarse fácilmente mediante la creación de un perfil que suplante la identidad del objetivo o accediendo a este sin su consentimiento y publicando en su nombre.

Las motivaciones pueden ser diversas: dañar la reputación de la víctima, robarle información y/o dinero, etc.

¿Qué podemos hacer para ayudar a los más pequeños de la casa?

Proteger la identidad digital demanda una cultura de seguridad adquiriendo hábitos para hacer una buena gestión de contraseñas desde bien pequeños: aprender a crear contraseñas robustas (de una longitud mínima determinada, que combine mayúsculas, minúsculas, números y símbolos), usar contraseñas diferentes para cada servicio y saber que son la llave de su vida digital. Este es un reto clave en el proceso de creación de la identidad digital.

Asimismo, es importante recordar cerrar las sesiones tras utilizar servicios en línea (correo electrónico, redes sociales…), especialmente en aquellos ordenadores o dispositivos compartidos o que estén accesibles a más personas.

Otra medida de precaución básica para evitar el robo o la usurpación de identidad es evitar utilizar WiFi públicas para manejar información personal, ya que desconocemos cómo están configuradas desde el punto de vista de seguridad y si, en un momento dado, alguien se hace con el control de la red, tendrá acceso a toda la información de los dispositivos conectados a la misma.

Asimismo, se debe evitar la sobreexposición de información personal en las redes sociales, como el número de teléfono, la dirección, horarios, rutinas, viajes, etc., que sobre todo, gusta tanto comunicar a los adolescentes.

CIBERBULLYING

El ciberbullying es una forma de agresión intencional y repetida que utiliza los medios digitales para llevar a cabo la agresión entre menores, a través de los sistemas de mensajería instantánea, los chats y las redes sociales.

Los nativos digitales viven rodeados de cámaras, les gusta utilizarlas y sus dispositivos llevan una incorporada susceptible de captar cualquier imagen o escena que pueda resultar comprometida, sin darse cuenta que pueden ser utilizadas en un momento dado en su contra. Otras veces, una simple broma de mal gusto puede tener enormes repercusiones en quien la padece.

Muchas veces, los menores no son conscientes del impacto de este tipo de comportamientos sobre la víctima, tampoco quienes por inacción, temor o desconocimiento contribuyen activa o pasivamente con el acosador, ya sea por no denunciar el acoso o por colaborar en la difusión o propagación del contenido utilizado contra la víctima.

También tienen que comprender que cuanta más información personal difundan (y en especial imágenes comprometidas), más expuestos estarán a ser víctimas de algún tipo de acoso.

Aprender a no responder a las provocaciones, saber utilizar los mecanismos y herramientas para solucionar conflictos en la red, tales como el bloqueo de usuarios y aplicaciones o teléfonos de ayuda y denuncia, como veremos en el apartado 3, serán elementos importantes para combatir el ciberbullying.

Recomendaciones para prevenir el ciberbullying

—Es importante dar a conocer a los menores las consecuencias negativas de este tipo de comportamientos.

—Se debe explicar a nuestros hijos que los comportamientos agresivos aunque se produzcan a través de la red son igual de dañinos. Deben entender que puede causar a la persona sentimientos de tristeza, angustia, inseguridad, aislamiento, etc. En este caso es muy útil el uso de la empatía («¿Y si fueras tú quien se siente acosado?»).

—También es importante que los menores encuentren en casa un lugar seguro donde poder contar si están siendo víctimas de algún acoso o si han sido testigos de algún caso de ciberbullying.

—En estos casos hay que tener tolerancia cero y una censura explícita contra el acosador y quien colabore con él.

SEXTING

El sexting forma parte de las conductas de riesgo más habituales entre los nativos digitales cuando son adolescentes, por la facilidad de difundir imágenes gracias a los dispositivos y la red.

Cuando se habla de sexting se alude al intercambio de imágenes propias de contenido sexual a través del teléfono móvil y a través de sistemas de mensajería instantánea como WhatsApp, aplicaciones tipo Snapchat o redes sociales por las que se envían o comparten las imágenes.

El peligro asociado al sexting se debe, fundamentalmente, a la capacidad de propagación de imágenes en la red que escapa al control del emisor en cuanto las publica o comparte. Una imagen sacada de contexto o remitida a otras personas sin consentimiento del emisor puede tener enormes repercusiones en la vida de un menor, con pérdida de su privacidad y deterioro de su imagen pública.

Recomendaciones para prevenir el sexting

Para poder prevenir este tipo de comportamientos los adultos deben hacer conocer a los menores los peligros que entraña el envío de información personal. Deben ser conscientes de que una vez enviada una foto o vídeo se pierde completamente el control sobre ella. A partir de ese momento cualquier usuario de Internet puede acceder a la foto o vídeo enviado. La información puede ser utilizada en su contra cuando cae en manos equivocadas en el corto y largo plazo.

GROOMING

El grooming consiste en una serie de acciones emprendidas por un adulto cuya finalidad es ganarse la confianza del menor, para obtener satisfacción sexual mediante imágenes comprometidas de su víctima o como preparación de un encuentro sexual.

En las redes sociales es donde encuentran habitualmente el escenario perfecto para conectar con las víctimas. Inicialmente, contactan con el menor haciéndose pasar por otra persona, simulando ser menores para acercarse a las víctimas. Progresivamente, entablan una relación de confianza basada en aficiones comunes, intercambio de experiencias o comunicaciones personales. Una vez establecida la confianza, el adulto comienza a requerir imágenes del menor, y cuando las obtiene, empieza el acoso y la extorsión.

Recomendaciones para prevenir el grooming

Una forma de prevenir el grooming fácil de entender para los menores es a través de la pregunta ¿Por qué hacer en Internet lo que no hacemos en la vida offline?. En la red hay tantas o más amenazas que en la vida offline por lo que los menores deben tener unos conocimientos básicos de cómo comportarse en Internet:

—No utilizar datos que puedan identificarlos fácilmente (nombre, edad, dirección, etc.)

—No confiar en quien no conocen

—Eliminar, bloquear y desconectar cualquier conversación que les haga sentirse incómodos

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia