Belén Esteban - ¡Hola! | Vídeo: EP

Los dos vestidos de novia de Belén Esteban, al detalle

«Estoy muy contenta de haber conseguido mantener el secreto», confiesa la televisiva durante su entrevista con «¡Hola!»

Belén Esteban concede la entrevista más esperada pocos días después de su boda

MadridActualizado:

En un amplio reportaje, la revista «¡Hola!» ha mostrado fotos inéditas de la boda de Belén Esteban y Miguel Marcos. Además de una entrevista muy personal en la que la colaboradora cuenta algunos de los secretos, anécdotas, sorpresas, regalos, invitados y lo más importante de la ceremonia: los dos vestidos de la novia.

La novia se ha abierto en canal para recordar cómo fue uno de los días más felices en su vida. Durante las horas previas al enlace, Belén Esteban se vistió acompañada en todo momento de su madre, María del Carmen Menéndez Sánchez, a quien está tremendamente unida.A lo largo de su gran día, la colaboradora lució dos vestidos: uno para la ceremonia y el segundo para la fiesta posterior al enlace. El primero fue un traje de corte princesa y manga francesa, confeccionado en encaje Chantilly con aplicaciones de flores a juego, adaptado a la diseñadora sevillana Fátima Álvarez-Ossorio. « El vestido es muy de princesa. No le falta detalle. Lo único que no llevaba es velo», comentó la novia a la revista. Para la fiesta, Belén se cambió de vestido y tal y como explican desde «¡Hola!», llevó un traje de inspiración griega de corte semi-imperio, realizado en gasa de seda natural con bordados de rafia, también de la diseñadora sevillana.

Al final todo salió bien y nadie filtró la exclusiva del vestido de la novia: «Tengo una gran satisfacción: mis compañeros me decían que se iba a filtrar quién me había hecho el traje. Y no ha ocurrido. Nadie me vio. Estoy muy contenta de haber conseguido mantener el secreto», confiesa la televisiva durante su entrevista con la revista. «Muchos diseñadores conocidos, que no voy a decir sus nombres por respeto, se pusieron en contacto conmigo. Pero yo quería que me lo hiciera Fátima Álvarez-Ossorio porque confiaba en ella».

Con respecto a la tradición en la que la novia el día de su boda debe llevar algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul; la novia explica que la ha compido a rajatabla: «Azul, la liga; nuevo, el vestido; prestado, las joyas; viejo, un pendiente pequeño que nunca me quito», aunque confesó que tuvo que dar la vuelta al coche para recoger la liga que se había olvidado en la habiatción donde se cambió.