Marta Ortega
Marta Ortega

Un Valentino solo para Marta Ortega

Pierpaolo Piccioli, director creativo de la casa, diseñó un vestido en rosa claro casi blanco

MadridActualizado:

La hija de Amancio Ortega escogió ayer para su segunda boda un acertadísimo modelo de Valentino, diseñado por uno de los costureros estrella del panorama mundial, Pierpaolo Piccioli. Piccioli, brillante, romano y discreto, se desveló como la parte más creativa y elegante del dueto que formaba con Maria Grazia Chiuri, ahora en Dior, con la que colaboró desde su época de estudiante.

El modelo realizado a medida para Marta Ortega, consistía en una falda recta con costuras verticales en un rosa claro casi blanco y cinturilla de tela, combinada con camisa de gasa plisada con cuello alto de corte retro -algo absolutamente en boga entre las novias millennial- y mangas con caída sobre los puños. Marta, escogió la discreción y el buen hacer, como ya había hecho en su primera boda, cuando llevó un sencillo Narciso Rodríguez, adecuado pero no tan delicioso como este Valentino.

El tocado, a base de inflorescencias -otro rasgo más del estilo de la novia millennial- iba colocado sobre un velo liso sin artificio ni volumen, que hacía las veces de cola. Su peinado, una sencilla melena recta y suelta con la raya en medio, y un maquillaje poco marcado, fueron otro de los rasgos de actualidad de su estilismo. El ramo, rústico y con mucha hoja, de nuevo siguió la pauta de la rabiosa actualidad. La hija del empresario número uno de la moda rápida mundial, ha elegido al modisto número uno de la moda de costura del globo para esta ceremonia, justo cuando los rumores circulaban sobre una posible compra de Valentino por el grupo Kering, ya que aparentemente los árabes de Mayoral no lo estarían maximizando la rentabilidad del proyecto.