Santiago Segura con su hija Sirena - Gtres

La secreta vida familiar de Santiago Segura

Pese al éxito de sus películas, la vida del cineasta no siempre ha sido de color de rosa pues en el año 2011 se hundió en una profunda depresión: «Si mi vida personal no fuese una puta mierda, estaría muy feliz con el éxito»

MadridActualizado:

Pese a ser una de las caras más conocidas del panorama nacional, poco o nada se conoce de la vida personal de Santiago Segura (53 años). El cineasta ha vuelto a copar los titulares de la prensa tras su participación en el concurso culinario «Masterchef Celebrity». Segura fue eliminado del reality frente a sus compañeras Paz Vega y Ona Carbonell después de no poder realizar la cúpula de chocolate que envolvía el postre a realizar.

Del creador de «Torrente» se sabe que no fuma porque es asmático, es intolerante al trigo y a la lactosa y no tiene vicios reconocidos. Su imagen no encaja con lo que la mayoría espera de un productor de cine. Ni se comporta como una estrella del rock, ni va dejando pellas de dinero allá por donde pasa. Quizás por esto y porque la discreción ha sido desde siempre una máxima en su vida, su familia se mantiene completamente en un segundo plano y suele evitar preguntas personales.

Gtres
Gtres

Las tres mujeres de su vida

Pese a ser uno de los actores y directores más populares del país, Santiago Segura intenta mantener su vida privada siempre al margen de su popularidad. Aún así, pocas han sido las celebrities que han conseguido liberarse de la persecución de los paparazzis. De esta forma sabemos que María Amaro es la mujer que acompaña al cineasta desde hace más de dos décadas y con la que ha tenido dos hijas: Calma, de 10 años, y Sirena, de 5. La pareja se conoció en el año 1998, durante el rodaje de la primera película de «Torrente», pues Amaro es maquilladora dentro del mundo del cine y la televisión.

La joven empezó a trabajar detrás de las cámaras con tan solo 19 años. Tras trabajar con decenas de rostros conocidos en películas españolas como «Isidisi» hasta producciones internacionales como «Manolete» o «El reino de los cielos», la mujer del productor ha conseguido crear su propia escuela de maquillaje, situada en la plaza de Callao, donde ofrece cursos de formación desde maquillaje de cine y televisión, pasando por el maquillaje fotográfico y de moda, hasta el simple placer del maquillaje personal. «Desvelaros todas las técnicas y trucos para el dominio de este oficio será mi misión», explica a través de su página web.

El centro se encuentra a escasos metros del ático de Gran Vía que la pareja comparte junto a sus dos hijas desde hace varios años. María, siempre en un discreto segundo plano, guarda con gran celo la privacidad de la familia que ha creado junto a Santiago, quien pese a mostrarse en público como un hombre activo y bromista, en privado asegura ser un padre de familia tranquilo y responsable.

Gtres
Gtres

Lado oscuro

Pese al éxito de sus películas, la vida del cineasta no siempre ha sido de color de rosa pues en el año 2011, Santiago Segura se hundió en una profunda depresión que desveló a través de su perfil de Twitter: «Si mi vida personal no fuese una puta mierda, estaría muy feliz con el éxito de 'Torrente 4'… Aunque el hecho de estar vivo ya es una alegría», explicó en relación a la catástrofe sufrida ese año en Japón: «Hay gente que se levanta por la mañana y una ola gigante se ha llevado su casa, su curro y a un par de familiares… Mierda».

Antes de convertirse en superestrella, Segura comenzó en el mundo de la televisión participando en diferentes concursos y ejerciendo de figurante en series y películas. Esto llevó a mantener siempre la mente fría frente a la fama y los pies en la tierra. «A mí me gusta que me vaya bien, pero eso de enseñar... Ver a la Preysler enseñando sus catorce cuartos de baño no va conmigo», aseguró durante su entrevista con Risto Mejide en «Chester». «La ostentación no va conmigo. Soy más feliz montado en bicicleta que subido a un descapotable».

El cineasta intenta involucrarse lo menos posible en cualquier tema fuera de su ámbito profesional: «No soy de ningún equipo de fútbol o partido político porque para defraudarme ya me tengo a mí mismo», explicando que «odiando lo radical, soy radicalmente moderado». Fue durante una entrevista con Buenafuente cuando confesó su pánico a la muerte. El director de cine confesó no quería morirse nunca, pero sabía que al igual que todos algún día se morirá.

Con respecto a su salud, además de que Santiago Segura no fuma porque es asmático, es intolerante al trigo y a la lactosa y no tiene vicios reconocidos, el cineasta sufre tinnitus, un trastorno auditivo que le impide oír con claridad.