Isa Pantoja
Isa Pantoja - GTRES

Isa Pantoja confiesa que su hermano le dio a probar la marihuana por primera vez

La hija de Isabel Pantoja concede una entrevista esta semana, en la que habla sin tapujos de los problemas de su hermano

Actualizado:

La familia Pantoja se ha convertido en un tema más en las conversaciones entre amigos, en chismorreos de peluquería y charlas en el bar. Día a día protagonizan un nuevo titular, ya sea por las aventuras amorosas de Chabelita, los disgustos y quebraderos de cabeza de Isabel Pantoja o la última confesión, la adicción a las drogas de Kiko Rivera.

Precisamente este ha sido el tema de la última entrevista de Chabelita, que ha ofrecido a la revista «Lecturas» de la que es portada esta semana. Lo más llamativo es que la hija de Isabel Pantoja asegura que se enteró de su problema con las sustancias ilegas por televisión, cuando el propio Rivera lo desveló en el programa de «Gran Hermano», en el cual participa junto a su mujer, Irene Rosales.

Asegura que ella pensaba que era la depresión lo que alejó a su hermano hace unos meses de su trabajo, misma versión que el Dj dio a sus seguidores en las redes sociales. Aunque ella agradece que haya sido así, lo cierto es que da qué pensar. Su relación, como ellos mismos han confesado, aunque se quieren, tiene altibajos. «Prefiero haberme enterado ahora que ha pasado, en el momento lo hubiera pasado muy mal», confiesa en la entrevista.

El apoyo de las personas conocedoras de su problema fue vital para su recuperación. Él quería ingresar en una clínica, pero fue su madre la que se negó: «Kiko quería ingresar en un centro, ahora sé que para quitarse de las drogas, y mi madre le dijo que no. Yo la escuchaba hablar por teléfono: 'Mi hijo no va a ir a un centro, se queda en casa'».

También ha confesado que fue su hermano el que le dio a probar por primera vez la marihuana. Visto los problemas por los que ha atrevesado su hermano, Chabelita cree que no es tan problemática pese a lo que se dice de ella: «Tampoco estoy tan mal. No hago nada, no tengo una vida tan fiestera».