Robert Redford con su primera mujer, Lola Van Wagenen y sus tres hijos: Shawna, Amy y James

La «maldición» de los hijos de Robert Redford: enfermedades, asesinatos y accidentes de tráfico

El actor, que acaba de anunciar su retirada del cine, tiene tres hijos fruto de su primer matrimonio con Lola Van Wagenen. Junto a ella vivió el fallecimiento de su primogénito cuando era un bebé

Actualizado:

Robert Redford deja el cine. A sus 81 años, el actor se despide de la gran pantalla para disfrutar de un retiro dorado junto a su esposa, Sibylle Szaggars, sus tres hijos y sus seis nietos. Un nuevo capítulo para reflexionar y cerrar viejas heridas, fruto de una vida nada fácil ni para el galán de Hollywood ni para su descendencia.

En 1959, Redford daba la bievenida a su primer hijo, Scott, fruto de su matrimonio con Lola Van Wagenen. Acababa de empezar su carrera como actor y la vida le sonreía. Sin embargo, cinco meses después del nacimiento, la pareja se enfrentaba a un duro golpe: la muerte de su pequeño. Scott falleció por muerte súbita, un síndrome apenas conocido entonces. «Como padre tiendes a culparte a ti mismo, eso te deja una marca que nunca se curará», ha explicado en varias ocasiones el actor.

La muerte de su hijo cambió para siempre a Redford. Dejó atrás su vida al margen de las normas, casi como un delincuente juvenil, para centrarse y luchar por salir adelante con su mujer. Lejos de hundirse, la pareja decidió tener más hijos. Así llegaron al mundo Shawna, James y Amy, todos ellos dedicados al mundo del cine... Y con oscuros capítulos en su pasado.

La mayor, Shawna, vivió en primera persona el asesinato de su novio en la Universidad de Boulder (Colorado). Ante sus ojos, su mejor amigo le quitó la vida. La joven cayó en una profunda depresión que a punto estuvo de terminar con su vida tras un accidente de coche. Shawna, con los sentidos mermados por la enfermedad, hundió el vehículo en un lago y se llegó a temer que nunca volviera a caminar.

Robert Redford y su segunda esposa, Sibylle Szaggars
Robert Redford y su segunda esposa, Sibylle Szaggars - GTRES

Afortunadamente, la joven luchó por recuperarse. En la actualidad es pintora y está casada con Eric Schlosser, productor de «Pozos de Ambición», con quien tiene dos hijos.

Tampoco su hermano James lo ha tenido fácil. A los 15 años, le diagnosticaron una inflamación en el colon que afectó su hígado, lo que le llevaba a sufrir terribles dolores. Entró en la lista de transplantes y consiguió un nuevo hígado, que falló una semana después de la operación. Tuvo que volver a entrar en la lista, siendo de nuevo operado con éxito.

Tras esa vivencia, James ha dedicado su vida a una institución a favor de la educar a la población en la importancia de la donación de órganos y los transplantes. Además, ha rodado diversos documentales sobre enfermedades y cómo salir adelante. Eso sí, la operación le dejó secuelas: no ha podido volver a disfrutar del ski, uno de sus deportes favoritos. De hecho, James vive una vida muy relajada en California junto a su mujer, Kyle, a quien conoció en el instituto, y los dos hijos de ambos, Dylan y Lena.

Fobia a los paparazzi

La benjamina del clan, Amy, es la única que por el momento parece haber escapado de la «maldición» Redford. Estudió en los mejores colegios privados de Nueva York y asegura que el peor capítulo de su vida fue el divorcio de sus padres. Entonces, la joven tenía 15 años y no soportaab ser perseguida por los paparazzi.