ES NOTICIA EN ABC

El peculiar vínculo de Robert Redford con España

El actor ha vivido varias etapas de su vida en nuestro país y vuelve cada vez que tiene ocasión

Robert Redford, en el 69 Festival de cine de Venecia, en 2012 - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Robert Redford ha anunciado que se retira de la actuación. Tras tantos años plasmándose sus escenas en el celuloide, Robert Redford cree que ha llegado el momento de pasar a otra etapa de su vida. Esta ha sido muy intensa desde la infancia, y ha tenido momentos de todo tipo. Pero una de las cosas que más llaman la atención es que algunas de ellas las ha vivido en España.

Tras estudiar Bellas Artes, Robert Redford no tenía muy claro cuál era su camino en la vida. Por ello, mochila en mano, decidió dar carpetazo a toda su vida y recorrer Europa. Visitó muchos países entonces, y entre ellos descubrió España. En su visita se dejó caer por Barcelona y Madrid, donde estuvo una temporada, para posteriormente desplazarse hasta Mallorca. En la isla se quedó dos meses, pintando en la calle y viviendo del poco dinero que recaudaba.

Posteriormente, en los sesenta, y tras su regreso a Estados Unidos, comenzó a dedicarse al mundo de la interpretación. Tras comenzar con éxito su carrera como actor, Robert Redford formó una familia. Él quería educar en una multiculturalidad a sus hijos, por lo que determinó desplazarse de nuevo a España. Por eso, regresó a Mallorca, a la localidad pesquera de Puerto Alcudia. Permaneció un tiempo hasta que, de nuevo, la profesión le hizo volver a cruzar el Atlántico.

Sin embargo, su vocación hacia la pintura estaba latente. Por ello, decidió tomarse siete meses sabáticos, y regresó a España para disfrutar de los mismos. Tenía una gran crisis profesional, y lo mejor que podía hacer era retirarse durante un tiempo hasta que se le aclararan las ideas. «Fuimos a Málaga, de allí a Fuengirola y de allí a Mijas y cogimos una granja en Mijas donde pasamos siete meses», recordaba Redford en una entrevista a la Agencia EFE hace varios años.

Lo curioso de este periplo en dicha granja era que en la misma no tenía ni agua ni electricidad, volviendo a tener una vida alejada de cualquier tipo de comodidades. Parece que el litoral mediterráneo le ha conquistado, y no sabemos si, ahora que ha decidido retirarse, decidirá volver a España para quedarse para disfrutar para su dorada jubilación.