GTRES/ABC

Gloria Camila rompe su silencio sobre el distanciamiento con Rocío Carrasco

La hija de José Ortega Cano y la desaparecida Rocío Jurado ha acudido a un acto público en el que no ha podido evitar las preguntas sobre la inexistente relación con su hermana

ABC
MadridActualizado:

Gloria Camila, la hija de José Ortega Cano y la desaparecida Rocío Jurado, ha atravesado momentos muy duros, tal y como ella misma ha confesado en diversas ocasiones. Los problemas familiares, además, no hacían sino empeorar esta situación.

Ahora, mucho más tranquila, intenta refugiarse en los suyos, un gran apoyo en el día a día. Sin embargo, su hermana Rocío Carrasco, no está presente en su vida, ni tampoco en el de gran parte de la familia. Y es que parece que las diferencias entre la hija mayor de «la más grande» y su entorno familiar son ya irreconciliables.

La pelea judicial que tiene abierta con su ex y padre de sus hijos, Antonio David Flores, no ha hecho sino acentuar aún más el distanciamiento con sus retoños. De hecho, hace tan solo unos días Rocío Flores Carrasco enviaba un sentido mensaje a su padre, por motivo de su cumpleaños, incluyendo lo que muchos vieron como «pullita indirecta» a su madre. En el texto que le dedicó, le señalaba como la persona que más le había enseñado y a la que nadie «ha regalado nunca nada».

Este mensaje, en principio inocente, causó gran revuelo y Gloria Camila no ha podido evitar las preguntas al respecto en su última aparición pública, ya que mantiene muy buena relación con su sobrina: «Yo es que no me voy a meter ahí porque es su hija la que lo está diciendo, si lo dice ella supongo que será así. Yo no me voy a meter ahí, pero vamos, que el padre como padre es muy bueno», señala sin querer meterse demasiado en el asunto.

No obstante, sí que ha hablado sobre el distanciamiento con su hermana, algo que no acostumbra a hacer en otras ocasiones: «Al principio está la herida, pero luego la herida sana y ya está y ya te olvidas de la herida. A lo mejor te queda una cicatriz pero ya está. Todo pasa», ha dicho dejando claro que una reconciliación es inviable.