Eugenia de York y Jack Brooksbank
Eugenia de York y Jack Brooksbank - REUTERS

Eugenia de York y Jack Brooksbank, una boda más hollywoodiense que real

Muchos rostros famosos, entre ellos el cantante Robbie Williams, las modelos Naomi Campbell y Kate Moss o la actriz Demi Moore han acudido esta mañana a la unión celebrada en Windsor

Corresponsal en LondresActualizado:

Con el imponente castillo de Windsor como escenario se han dado el «sí quiero» la Princesa Eugenia de York y Jack Brooksbank. La boda, la segunda de la familia real del año tras la del Príncipe Harry y Meghan Markle en el mismo escenario en mayo, se ha celebrado en la capilla de San Jorge ante 1.200 invitados y con muchos rostros famosos, entre ellos el cantante Robbie Williams, las modelos Naomi Campbell y Kate Moss o la actriz Demi Moore.

Aunque todas las miradas estaban puestas antes del enlace en los que fueron protagonistas en mayo, el Príncipe Harry y una Meghan Markle con un traje de abrigo y vestido azul marino de Givenchy con un simple tocado del mismo color. Ambos han llegado acompañados de los duques de Cambridge con la duquesa en un vestido color vino. También ha sido protagonista la madre de la novia, Sarah Ferguson, en un vestido verde y con una pamela muy llamativa. La gran ausencia ha sido la de la duquesa de Cornualles, Camila Parker-Bowles.

Ha sido una jornada muy ventosa, que ha hecho volar más de un tocado y alguna que otra pamela y en la que la novia llegaba, como es tradición, 5 minutos antes del comienzo de una ceremonia que ha durado menos de 1 hora y que ha amenizado con su impresionante voz el cantante italiano Andrea Bocelli.

Eugenia de York, novena en la línea de sucesión al trono británico, entraba en la capilla de San Jorge del brazo de su padre, el Príncipe Andrés y con la comitiva infantil de pajes encabezada por los hijos mayores de los duques de Cambridge, el Príncipe Jorge y la Princesa Carlota.

El secreto mejor guardado del enlace al fin era desvelado y la novia llegaba al altar con un vestido de cuello en V blanco diseñado por Peter Pilotto y Christopher De Vos. Además, sosteniendo un ramo de flores blancas, Eugenia de York ha portado una tiara (fabricada en 1919 de nombre Greville Emerald Kokoshnik y prestada por la Reina Isabel II) en la que brillaba sobremanera una esmeralda. El anillo de bodas ha sido hecho de una pieza de oro galés regalada también por la monarca.

A los ya marido y mujer se les ha visto nerviosos, sonrientes y emocionados durante toda la ceremonia religiosa, que ha conducido el arcipreste de Windsor, David Conner (quien también participó en la de Harry y Meghan) y el arzobispo de York, John Sentuna

Una vez acabada, los invitados congregados en la puerta de la capilla han pedido el tradicional primer beso y los recién casados han cumplido con la tradición en la histórica escalinata para poco marido y mujer.

AFP
AFP

A bordo de las Caballerizas Reales han paseado en carroza por el centro de Windsor saludando a los cientos de personas que allí se congregaban, aunque en una ruta diferente a la que llevaron los duques de Sussex hace unos meses ya que no han recorrido la avenida conocida como The Long Walk.

Los invitados disfrutan, ahora, de la recepción que la Reina Isabel II, vestida de azul cielo, ofrece en el Salón de San Jorge, en el propio castillo de Windsor, y que se prolongará aproximadamente hasta las tres de la tarde hora local. Tras unas horas de descanso, todos se trasladarán hasta la residencia oficial de la familia York, Royal Lodge, donde una fiesta de etiqueta pondrá el broche final a esta boda real por hoy, ya que mañana otra fiesta campestre será ofrecida por los novios a sus familiares y amigos más cercanos.

Eugenia y Brooksbank se conocieron durante unas vacaciones de esquí en Suiza en 2010 y se comprometieron en Nicaragua este año.

REUTERS
REUTERS

Una boda, eclipsada por la de Harry y Meghan en mayo y que no ha tenido la repercusión mediática esperada, fue rechazada por la BBC y finalmente ITV es la única cadena que la ha retransmitido. Además, no ha contado con el beneplácito de la sociedad británica ya que las críticas se han sucedido en las últimas semanas tras conocerse que, aunque los gastos del enlace correrán a cargo de la familia real, los costes de seguridad los asumirá el contribuyente británico. Algo que no ha terminado de gustar ya que la princesa Eugenia no es miembro activo de la familia real y no participa en actos oficiales para la corona.