Los detenidos pasaron a disposición judicial el 23 de septiembre
Los detenidos pasaron a disposición judicial el 23 de septiembre - P. Ojer

Ingresan en prisión de los dos hermanos implicados en el crimen de Cáseda (Navarra)

El juez considera que alentaron a que su padre usara la escopeta y que hay riesgo de fuga

PamplonaActualizado:

Los dos hermanos implicados en el crimen de Cáseda en el que el pasado mes de septiembre tres miembros de una misma familia murieron como consecuencia de los disparos de otra familia ingresaron ayer en prisión.

Tras su detención, la misma noche de los hechos, los dos hermanos quedaron en libertad provisional dado que el padre asumió la autoría de los disparos que acabaron con la vida de Fermín, José y Cristian.

El mismo juez explicó que los había dejado en libertad porque ninguna de las partes personadas había solicitado el encarcelamiento de los jóvenes. Sin embargo, la acusación particular de la familia de los fallecidos solicitó la celebración de una vistilla que tuvo lugar ayer y en la que, ahora sí, pidió la prisión incondicional de los dos hermanos. El juez hizo caso ayer a la familia dado que la fiscalía se mostró contraria al ingreso en prisión de los acusados.

En el auto dictado ayer y conocido hoy, el juez recuerda que según los testigos presenciales, los hermanos ahora encarcelados animaron a su padre a que cogiera el arma. Incluso el pequeño de ellos empuñó en un primer momento el arma antes de que se la arrebatara su padre para disparar. También explica que ambos eran conocedores de que el autor de los disparos portaba una escopeta porque ésta se encontraba en el asiento trasero del vehículo con el que se desplazaron hasta la localidad de Cáseda.

Además, el juez aprecia riesgo de fuga en los acusados por falta de arraigo y porque ya intentaron escapar la noche de los sucesos. También alude a la posibilidad de ocultación o manipulación de pruebas. El juez recuerda «la existencia de testigos protegidos que precisamente no han podido ratificar aún su testimonio en sede judicial ante el temor que los investigados les infunden y cuya influencia o intimidación es perfectamente factible, si los investigados se encuentran en libertad».

El asesinato u homicidio de las tres víctimas se produjo el pasado 18 de septiembre cuando los tres acusados acudieron a la localidad navarra de Cáseda para tratar de evitar que su hija y hermana regresara con su marido, perteneciente a la familia de los fallecidos. Tras una discusión en la que se llegaron a las manos, el padre cogió una escopeta y mató de cuatro disparos a los tres integrantes de la otra familia.