Cientos de coches atascados hace un mes en el túnel de María de Molina por el cierre de una de sus salidas
Cientos de coches atascados hace un mes en el túnel de María de Molina por el cierre de una de sus salidas - ISABEL PERMUY

Velocidad limitada a 30 km/h en el túnel de María de Molina por el hundimiento de alcantarillas

Según el Ayuntamiento, supone un riesgo para los motoristas; el origen de los problemas son las filtraciones de agua generadas por las tormentas

MADRIDActualizado:

Los problemas en el túnel de María de Molina continúan. Tras el cierre total de la salida del túnel de María de Molina hacia la A-2, semanas atrás, que provocó grandes atascos; se suma ahora la limitación de 30 kilómetros por hora debido a que algunas tapas de alcantarillado y drenaje están hundidas. Ello, según el Ayuntamiento, supone un riesgo para los motoristas.

Desde hace un mes, las luces intermitentes en la entrada y la bajada de velocidad (antes, estaba fijada en 50 km/h). El origen de los problemas son las filtraciones de agua que se generan cada vez que llueve de manera prolongada en el centro de la capital. No obstante, a pesar de la restricción, son pocos los conductores que respetan el nuevo límite.

Además de las intervenciones en el túnel de María de Molina, otros subterráneos afectados (algunos continúan cerrados parcial o totalmente) son el de Plaza Castilla (en ambos sentidos de la circulación); túnel de Pío XII-tubo norte (sentido Monforte de Lemos y Sinesio Delgado); túnel de Pío XII-tubo sur (sentido avenida de Burgos y M-30); túnel de Sor Ángela de la Cruz (sentido Villamil); Sor Ángela de la Cruz (sentido Castellana); túnel de Azca (salida a Capitán Haya); Azca (entrada por la calle Basílica y anillo interior) y el túnel de la Puerta de Toledo (sentido Ronda de Segovia).

Desde el Ayuntamiento explican que las filtraciones de agua suelen ser habituales en las infraestructuras subterráneas. Además se ha dado la circunstancia de que algunas de las producidas en los túneles afectados fueron agravadas por roturas de tuberías del Canal de Isabel II en uno de los casos y fisuras en la playa de vías de la estación de Chamartín en otros.