Varias personas durante una oposición en la Comunidad de Madrid
Varias personas durante una oposición en la Comunidad de Madrid - ÁNGEL NAVARRETE

Veinte candidatos por cada plaza en las oposiciones a maestro en Madrid

Un total de 28.000 personas se presentan a las 1.400 plazas que oferta el Gobierno de la Comunidad madrileña

MADRIDActualizado:

Este sábado, 28.000 personas competirán por conseguir una plaza de maestro en la Comunidad de Madrid. Se trata de la mayor oposición que se celebra en esta especialidad desde el año 2009, pero los aspirantes lo tendrán difícil, dado que se presentan 20 personas por cada una de las plazas.

Del conjunto de puestos vacantes, 400 son de Lengua Extranjera, 360 de Educación Infantil, 200 de Educación Primaria, 150 de Pedagogía Terapéutica, 130 de Educación Física, 90 de Audición y Lenguaje y 70 de Música.

Este sábado, las pruebas consistirán en un cuestionario común a todas las especialidades -salvo la de Educación Infantil- sobre las materias comunes de Primaria. Además, tendrán que resolver un ejercicio práctico y desarrollar un tema por escrito sobre cada especialidad. Los que obtengan al menos un 5 de nota en esta primera fase pasarán a la segunda fase de las oposiciones, que se realizará en la segunda quincena de julio y que consistirá en la presentación y defensa oral de una programación didáctica.

Prácticas en septiembre

Los resultados de estas pruebas se publicarán a finales de julio para que los nuevos funcionarios se incorporen a hacer sus prácticas en los colegios públicos de la Comunidad de Madrid el 1 de septiembre. Habrá 491 tribunales, distribuidos en 69 sedes en las que se desarrollarán las pruebas.

El número de plazas convocadas por el Gobierno regional responde al cien por cien de la tasa de reposición de efectivos, el máximo porcentaje permitido por la normativa básica estatal para este colectivo.

Estas oposiciones de maestro se suman a las que se convocaron el año pasado para profesores de Secundaria y Formación Profesional (1.500), con lo que se mantiene el modelo alterno de oposiciones –un año se convocan para maestro y al siguiente para profesor- que genera mayor certidumbre a los potenciales opositores y facilita su organización y programación.