Casa de apuestas en la capital
Casa de apuestas en la capital - Guillermo Navarro

El sector del juego rechaza el decreto de la Comunidad de Madrid por «efectista»

El borrador presentado por el Gobierno regional no ha gustado a las empresas, que alerta de la pérdida de 1.400 empleos

MadridActualizado:

Están de acuerdo con el fondo de la norma: «Hay que regular el sector». Sin embargo, no comparten la urgencia con la que la Comunidad de Madrid quiere dejar atado el decreto sobre salones de juego y locales de apuestas antes de las elecciones. El sector que lo explota arremetió ayer duramente contra la propuesta que presentó en la Asamblea de Madrid, a finales de febrero, el presidente, Ángel Garrido. El Consejo Empresarial del Juego (Cejuego) y la Asociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recreativos (Anesar) denunciaron, en un encuentro con medios, el borrador planteado por el Ejecutivo madrileño.

«Es efectista, oportunista y no contribuye a la ordenación del juego», criticó ayer el director general de Cejuego, Alejandro Landaluce. Junto con el secretario general de Anesar, Juan Lacarra, denunciaron que contiene medidas «desproporcionadas» que podrían «poner en riesgo 1.400 empleos directos». Sus críticas se centran, sobre todo, en una de las propuestas más notables del futuro decreto regional: el control de los accesos. Según el borrador, la nueva norma obligaría a los locales a disponer de un control de acceso físico, con un empleado dedicado en exclusiva a ello, para evitar la entrada de menores. «No se puede exigir un mayor control que el que tienen los casinos a locales que cuentan solo con entre 50 y 200 metros cuadrados», criticaron.

«El sector ya tiene una tolerancia cero con el acceso de los menores y de aquellas personas que se hayan inscrito en el Registro de Interdicciones de Acceso al Juego», recalcaron. A su juicio, el decreto es «efectista». Alegan para ello que, según los propios datos de la Comunidad de Madrid, no existe un «problema alarmante» al respecto: «De las 22.810 inspecciones realizadas en 2017, únicamente se detectó la presencia de 22 menores». No obstante, coincidieron en que «están de acuerdo» y que «apoyan» que se establezcan «otros mecanismos de control». «Pedimos que, en lugar de un empleado dedicado en exclusiva a vigilar el acceso, el control de admisión sea similar al de los bingos, con posibilidad de que se realice por medios tecnológicos homologados que son plenamente eficaces –tornos con reconocimiento facial o por huella dactilar, entre otros–», justificaron.

Concentración de locales

La otra cuestión que preocupa al sector es la medida que pretende establecerse la obligatoriedad de respetar una distancia mínima de 100 metros entre locales y centros educativos de enseñanza. «No aborda la situación real ni la proliferación de estos establecimientos en ciertas arterias comerciales», exponen. Ambas asociaciones han solicitado que se establezcan distancias mínimas entre locales de juego. «Ya se hace en otras 14 comunidades autónomas», defendieron. A ello se suma lo que consideran «una quiebra de la seguridad jurídica» de los locales ya existentes que, en el momento que renovaran su autorización para operar, incumplirían la distancia. «Supondría el cierre de más del 20% de los salones de juego de la región», lamentan.

Sobre la publicidad, representantes del sector reconocieron que llega ser una «barbaridad» en determinadas franjas. Respecto al alarmismo social, concluyen: «En 2007 se jugaba un 31% más que una década después».