Un taxista levanta un tubo de humo durante la manifestación de este miércoles en Madrid
Un taxista levanta un tubo de humo durante la manifestación de este miércoles en Madrid - AFP

Se recrudece la lucha de los taxistas contra Uber y Cabify: «Nos han amenazado y apedreado»

Las organizaciones de VTC denuncian que hubo incidentes tras la manifestación de este miércoles en el centro de Madrid

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La guerra entre los taxistas y el sector de los vehículos de alquiler con conductor (VTC) se recrudece conforme se desarrollan las protestas. Madrid fue testigo este miércoles, como otros 40 municipios españoles, de una nueva manifestación organizada por las asociaciones de taxistas representadas por el Congreso del Taxi, que está decidido a seguir protestando contra el Gobierno hasta que «se respete la legalidad». Esto es, que la limitación de que sólo haya una licencia de Uber o Cabify por cada 30 de taxi que se otorgan se cumpla. Sin embargo, en esta ocasión, que reunió a unos 7.000 taxistas madrileños, casi la mitad de las licencias, los conductores de estas nuevas plataformas denunciaron incidentes.

«Tuvimos varios coches apedreados, nos tiraron huevos y también echaron ácido sobre algunos de nuestros vehículos», lamenta Eduardo Martín, presidente de Unauto, la asociación que representa al colectivo de los conductores de vehículos VTC, es decir, aquellos que trabajan con Uber o Cabify, ante este diario. El presidente explica que los principales problemas tuvieron lugar en Madrid, aunque también recibieron quejas y fotografías de coches dañados en ciudades como Sevilla o Barcelona. Especialmente grave, considera Martín, es el caso de los vehículos que, supuestamente, habrían sido rociados con ácido. «Con que caigan unas gotas, se comen la pintura y nos obligan a pintar todo el coche. Buscan que los seguros dejen de cubrirnos», subraya el presidente de Unauto, quien también asegura a ABC que sus compañeros a los mandos de coches con licencia VTC sufrieron «amenazas y coacciones».

«No hubo incidentes» sostiene, por su parte, Jesús Fernández, vicepresidente Federación del Taxi de Madrid, una de las entidades que organizaron la manifestación que se desarrolló ayer en Madrid, que supuso un parón en el servicio de dos horas entre las 11 y las 13 horas y en la que, según sus cálculos, participaron alrededor de «7.000 profesionales» de los 15.923 que tienen licencia para prestar el servicio de taxi en la Comunidad de Madrid.

Mientras tanto, desde Unauto insisten en que los daños que, presuntamente, habrían causado profesionales del taxi en sus vehículos, habrían tenido lugar «al concluir la manifestación» que ha colapsado el Paseo de la Castellana de Madrid. «Ha habido gente que se ha ido bastante calentita y han salido así las cosas», resalta el presidente de Unauto.

Habrá más protestas

«Deseamos que se cumpla la legalidad vigente y sólo haya un vehículo VTC por cada 30 taxis», repite Fernández, quien también confirma que el Ministerio de Fomento, ante el que se congregaron ayer los taxistas –que no contaron con el apoyo de su asociación gremial, Fedetaxi–, no se ha puesto en contacto con ellos para negociar alguna solución al problema.

En Unauto consideran que esta reclamación «no tiene sentido» porque, como recuerda su presidente, «desde el año 2015 se decretó que no se iban a dar más licencias; pero, claro, lo que no se puede pretender es que se retiren las que ya están dadas».

Pese a ello, los taxistas representados por el Congreso del Taxi continuarán con su hoja de ruta de protestas si no les atienden en Fomento hasta llegar a una huelga de 24 horas en julio.