La Policía interviene en el recinto ferial de San Fernardo para disolver la trifulca

La Policía carga para evitar una batalla campal en las fiestas de San Fernando

El refuerzo de agentes, clave para impedir los sangrientos sucesos de Cobeña o Móstoles

MadridActualizado:

Una pelea tumultuaria en las fiestas de San Fernando de Henares obligó a intervenir a la Policía en la madrugada del pasado sábado. En un vídeo, al que ha tenido acceso ABC, se observa a los agentes acudir rápidamente hasta el lugar de la trifulca para impedir que la situación se descontrolase. Los hechos, que tuvieron lugar pasadas las 3 de la mañana en el recinto ferial de la localidad, ubicado en el parque Dolores Ibárruri, vuelven a poner de manifiesto el riesgo potencial que generan este tipo de eventos de ocio nocturno y la necesidad de reforzar los dispositivos de seguridad con más efectivos. Un punto esté último, que, a tenor de la eficaz respuesta policial, resultó fundamental para evitar recientes sucesos como los ocurridos en los festejos patronales de Cobeña, donde un joven fue asesinado tras un encontronazo con una banda dedicada a robar móviles y carteras; o Móstoles, con dos reyertas de gran magnitud que dejaron cuatro apuñalados.

Pese al conato de batalla campal, desde el Ayuntamiento de San Fernando explican que las fiestas de este año, celebradas entre el 29 de mayo y el 2 de junio, han sido más tranquilas que en anteriores ocasiones. «El episodio más grave fue por un botellazo en la cabeza de un hombre», informan. El sábado, además de la masiva reyerta, ocurrieron otras dos incidencias. Todas ellas, saldadas sin detenidos ni heridos graves. Según apuntan algunos testigos, la actitud intimidatoria de un grupo, al parecer, ligado a una banda latina asentada fuera del municipio, motivó el origen de la batalla.

Pese a la virulencia de las imágenes, con lanzamientos de botellas a los agentes, no hubo que lamentar males mayores. «Las fiestas de San Fernando han contado con bastante presencia policial», aseguran las fuentes municipales. Los graves altercados ocurridos durante el Puente de Mayo han servido de acicate para tratar de atajar un problema con varios frentes abiertos. Por un lado, la falta de efectivos en algunas fiestas patronales evidenció la dificultad para llevar a cabo las medidas de prevención necesarias, imprescindibles algunas de ellas, como la requisa de vidrios y otros elementos arrojadizos o la instalación de filtros de acceso para evitar sobreaforo. Y, por otro, alerta la presencia de grupos itinerantes que acuden a estos lugares de celebración para robar e intimidar al resto jóvenes.

Precisamente, un miembro de una de estas bandas acuchilló mortalmente a Javier Alejandro B. M., de 20 años, poco después de desatarse una violenta pelea en la carpa municipal que acogía la actuación de la famosa Dj Marta, durante los festejos de Cobeña. Otras tres personas también resultaron apuñaladas. Cuatro días después, decenas de jóvenes provocaron una batalla campal en las fiestas de Móstoles, que acabó con tres heridos por arma blanca, uno de ellos, también de 20 años, trasladado en estado grave al hospital Rey Juan Carlos. En la madrugada siguiente, un cuarto joven, de 21, sufría dos puñaladas en la espalda y quedaba ingresado con pronóstico grave en el Doce de Octubre.

Trece jóvenes, al banquillo

De forma paralela a la actual problemática, trece jóvenes se sentaron ayer por primera vez en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid, acusados de desordenes públicos y lesiones durante los violentos altercados acaecidos en la madrugada del 22 de septiembre en las fiestas patronales de Majadahonda. Nueve de ellos admitieron su participación en una pelea que dejó varios policías heridos. La Fiscalía reclama un año de cárcel para cada uno por desórdenes públicos y para siete de ellos añade una petición de penas que oscilan entre los tres meses por un delito leve de lesiones y un año por atentado contra la autoridad.