Agentes de la Guardia Civil en los disturbios de las fiestas de Pinto
Agentes de la Guardia Civil en los disturbios de las fiestas de Pinto

Batalla campal en las fiestas de Pinto, con tres detenidos

Cientos de jóvenes la emprendieron a botellazos y pedradas contra la Policía Local

MADRIDActualizado:

Las fiestas de Pinto se han convertido en un infierno. El pasado fin de semana, el recinto ferial se convirtió en un campo de batalla en el que numerosos jóvenes la emprendieron a botellazos contra la Policía Local y contra los guardias civiles que acudieron a apoyarles. Los alborotadores portaban armas caseras, como un peine con pinchos y navajas. La situación fue de tal tensión, que se produjeron tres detenciones y el Ayuntamiento optó por clausurar la macrodiscoteca al aire libre que había instalado.

La primera jornada de tensión fue la madrugada del viernes al sábado. El epicentro, la carpa de baile, donde miles de jóvenes comenzaron a agolparse, cuando la capacidad máxima era de 3.000 personas.

Desórdenes públicos

Cuando el aforo se completó, se produjeron reyertas, una tras otra, que obligó a actuar a la Policía Local. Fueron recibidos con insultos y el lanzamiento de todo tipo de objetos. Los tres arrestos se realizaron esa jornada, por desórdenes públicos y atentado a agente de la autoridad. Hubo varios heridos de cada lado.

La noche del sábado la cosa fue a más. Otra vez problemas de aforo. Y, a las 4.30 de la madrugada, los agentes se dispusieron a desalojar la macrodiscoteca. Los chavales se negaron. Querían seguir de juerga y los que estaban fuera, entrar. Lanzaron hasta adoquines que rompieron utilizando las alcantarillas.

Los Policías locales se vieron obligados a llamar a la Guardia Civil, pero tampoco éstos llegaron a tomar las riendas de los disturbios

La tensión fue tal, que los funcionarios policiales se vieron obligados a llamar a la Guardia Civil. Pero los agentes del puesto tampoco llegaban por sí solos a tomar las riendas de los disturbios, y tuvieron que pedir refuerzos. Acudieron patrullas de Arganda, Rivas, Navalcarnero, Arroyomolinos y Valdemoro; además, también fue la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic). «A las 6.20 horas, volvieron a sus puestos, tras el desalojo», indicaron fuentes de la Benemérita.

La noche del domingo, con medio millar de personas en la carpa, no se registraron incidentes. Tras lo ocurrido, el Consistorio, en manos de Ganemos Pinto, la marca municipal de Podemos, decidió clausurar la macrodiscoteca de las fiestas, que acabaron anoche. La Asociación Unificada de Guardias Civiles de Madrid ha denunciado que «solo había dos patrullas de servicio» y tuvieron que ser cubiertos por los escudos de los policías locales. La Comandancia recuerda que, en cuanto se comunicó la situación, se enviaron los mencionados refuerzos.