David Cardero, cliente número 1 de la tienda de AliExpress - GUILLERMO NAVARRO / Vídeo: la eterna cola en el día de inauguración de la tienda AliExpress

Nueva tienda AliExpress: «Me he pasado dos días en la cola; me tuve que duchar con toallitas»

El número uno en entrar al recién inaugurado comercio físico del gigante chino en España dice que no hubo mucha organización

MADRIDActualizado:

La inauguración de la primera tienda física de AliExpress en España fue una locura. Cientos de personas se agolparon a las puertas del nuevo establecimiento, ubicado en el interior del centro comercial intu Xanadú. Incluso, la planta superior también observaba expectante la apertura.

A pesar de que varios influencers tuvieron el privilegio de pisar el minimalista y luminoso espacio antes que el resto, el primero de la cola fueDavid Cardero, un hombre de 34 años. Llegó el pasado viernes 23, a pesar de que la inauguración de la tienda no fue hasta ayer a las 12 horas.

Acompañado por su tía, la número dos, pasó dos noches fuera de casa para que nadie le quitara el sitio. La culpable de que David se decidiera a asistir al acto, fue su mujer, que le habló de la nueva tienda y él se «lanzó a la aventura»: «Estoy de vacaciones y no tengo nada que hacer; me gusta vivir este tipo de experiencias», aseguró.

La espera se hizo larga y tediosa. Al igual que otras tantas personas, se vio obligado a dormir en la calle porque el centro comercial cierra y no permite que nadie se quede en su interior. Según él, no les pusieron las cosas fáciles: «Me he duchado con toallitas». «No nos han facilitado un baño, solo los de AliExpress el primer día por la noche les entregaron una pizza, pusieron una carpa para el sol cuando ya caía el sol... Organización cero», añadió. Aún así, el momento de la entrada a la tienda fue muy ordenado y la gente lo hizo de manera escalonada, para evitar aglomeraciones.

A pesar de que hizo él mismo una lista en la que llevaba el orden de llegada de la gente que se iba uniendo poco a poco, no se respetaba: «Llegaron unos jóvenes que nos querían quitar el sitio». Y, para su desilusión, no le dejaron escoger el regalo: «Me dan un móvil Xiaomi; yo venía a por un patinete eléctrico».

Sin embargo, una familia pudo ser la primera de la cola. El número tres, Diego, un niño de 12 años, también se presentó el viernes a primera hora de la mañana junto con su madre y su hermano Ian. «Llegamos los primeros, pero como no había nadie nos fuimos un momento a otra tienda; al volver ya había dos personas», se lamentó.

También tuvieron que pasar las noches en sacos de dormir y mantas fuera del centro comercial. Y de premio, lo mismo: «Me regalan un móvil Xiaomi, pero lo voy a vender; yo quería el monopatín». Pero el afortunado que se llevó el regalo más codiciado –el patinete–, fue el número ocho: Daniel Marshal, de 36 años. Fue con su sobrino, quien se llevó la otra scooter. Estaba «muy contento y emocionado» y, después de dos días haciendo cola, aseguró que «valió la pena». Otros premios consistieron en básculas, como las que se llevaron Laura y Marta. Les ha parecido una gran idea la tienda física porque «da un poco de miedo comprar por internet», según ellas.