Protesta de padres por Madrid Central
Protesta de padres por Madrid Central - ISABEL PERMUY

Madrid CentralPases temporales para que los padres lleguen a los colegios del centro en coche: «Nos toman el pelo»

El Ayuntamiento solo garantiza el acceso este curso. Los afectados tildan la medida de «parche» e «improvisación»

MadridActualizado:

«Fracaso. Parche. Improvisación. Tomadura de pelo». El malestar de los padres no residentes que acceden diariamente con sus coches a Madrid Central para dejar a sus hijos en el colegio se tradujo ayer es estos calificativos, tras una fallida reunión con el Ayuntamiento de Madrid para buscar soluciones. La cita, a la que acudieron representantes de 15 centros educativos que se encuentran afectados por las futuras restricciones, no llegó a buen puerto. La solución transitoria aportada por los responsables del Área de Medio Ambiente y Movilidad no satisficieron a la mayoría de las Asociaciones de Madres y Padres allí presentes.

Tras tres reuniones previas en las que tampoco se alcanzó acuerdo alguno, el Consistorio aseguró ayer que establecerán un sistema de autorizaciones puntuales para que, al menos durante este curso, puedan seguir llevando a sus hijos en coche hasta la puerta. Una medida provisional que deja un «futuro incierto» para el próximo curso y que consideran una «improvisación» a pocas semanas de que entren en vigor las restricciones que también tienen en jaque a hosteleros, comerciantes, transportistas o trabajadores del ocio nocturno. Fuentes municipales informaron a ABC que se concretará este sistema de acceso parcial en colaboración con las direcciones de los centros educativos en próximas reuniones y que se buscará «otra solución» para el próximo curso.

«Solo son buenas palabras, pero no tenemos ninguna esperanza. Están actuando de forma improvisada cuando el próximo 23 de noviembre se pone en marcha Madrid Central. Se han puesto a trabajar demasiado tarde», critica a ABC José Luis Castellanos, representante del consejo escolar del colegio Santa Isabel – La Asunción. Junto al resto de padres de este centro –al que acuden diariamente 1.100 alumnos– llevan semanas intentando averiguar una fórmula para aquellos que no tienen otra alternativa viable al coche particular puedan llegar al colegio en «condiciones de seguridad». «Si a partir del curso que viene no podemos entrar en Madrid Central con nuestros coches, tendríamos que soltar a los niños casi en marcha en Atocha y confiar que llegan bien por la calle Santa Isabel hasta la puerta del colegio», sostienen.

Movilidad no ha propuesto ninguna solución para el próximo año escolar. Hay miles de alumnos afectados

El número de alumnos afectados, en el caso de este centro, ronda el 40%. Una cifra que preocupa a los responsables de este colegio que, como el La Salle La Paloma o el Sagrado Corazón, temen perder parte de su alumnado a partir de septiembre del año que viene. «Con 142 años de historia, sus alumnos son hijos y nietos de exalumnos. Es un colegio de gran tradición familiar y, con un 40% de padres afectados, podríamos terminar eligiendo otro centro en el que podamos llevar a nuestros hijos en coche», explican a las puertas del centro un grupo de progenitores.

Libertad de elección

«Estamos desesperados porque, reunión tras reunión, no se concreta absolutamente nada. Nos han emplazado a un nuevo encuentro para concretar la propuesta que nos han hecho. No sabemos cómo vamos a afrontar nuestro día a día ni ahora ni el curso que viene», opina Arantxa Puente presidenta del AMPA del Santa Isabel La Asunción. «Tienen mucha prisa en poner en marcha un proyecto en el que no se ha escuchado a nadie.

Se llega a poner en cuestión nuestra libertad de elección de centro educativo, con argumentos ideológicos», critican. Los padres aseguran que tampoco se han tenido en cuenta los «imprevistos» que diariamente se producen en un colegio como, por ejemplo, que un niño se ponga malo o se lesione. «¿Cada vez que pase algo así nos tendrán que autorizar?», se preguntan.