Míriam Vallejo - ABC / Vídeo: El crimen de Meco, aún sigue sin resolver

Crimen de Meco: analizan el ADN de 50 hombres que contactaron con Mimi por «apps»

La Guardia Civil ha extraído varios perfiles genéticos de la víctima y objetos

MADRIDActualizado:

La Guardia Civil continúa practicando diligencias en torno al asesinato mde Míriam Vallejo, «Mimi», la joven española de 25 años cuyo cadáver fue hallado en un descampado de Meco el pasado 16 de enero. Le habían dado catorce puñaladas. Como reveló este diario, una de las pistas fundamentales son las redes sociales que utilizaba la víctima para relacionarse con otras personas. Desde hacía unos meses, era muy activa. Hasta el punto de que el análisis de su teléfono móvil arrojó que había contactado (o se habían interesado por ella) con alrededor de 300 personas desde septiembre.

El Grupo de Homicidios de la Comandancia de Madrid está llamando a aquellos hombres que han podido ser identificados y que, de una manera u otra, se comunicaron con la víctima a través de «apps» como Lovoo, Meetic y, sobre todo, Tinder. Hasta el momento, fuentes del caso indican que se ha tomado testimonio a unos cincuenta individuos. Todo ellos, al término de la declaración, fueron invitados a dejar una prueba de su ADN, y han accedido. Ahora, esos restos están siendo cotejados con los hallados en la escena del crimen, de la que se han extraído distintos perfiles.

Por un lado, están los restos biológicos en el cuerpo de la propia Mimi, a la que no llegaron a agredir sexualmente, pero que sí arañó a su asesino antes de expirar. Se trata, sobre todo, de porciones epiletales bajo sus uñas, además de otras en su ropa. También hay en los objetos, aparentemente recientes, que se encontraron en la vía pecuaria (envases de bebidas, colillas...); y, por último, las muestras extraídas con hisopos a los perros que Míriam paseaba la fatídica tarde de su muerte.

El hecho de que los cincuenta contactados hayan accedido voluntariamente a ese escrutinio sirve, sobre todo, para descartar nombres. Aquella jornada, además, la chica no había quedado con nadie. Por lo que se abren varias hipótesis: que la matara una antigua cita con la que ella no hubiese querido volver a verse; que fuera alguien a quien rechazó desde el primer momento;o incluso, aunque es menos probable, que la mujer de alguna de sus relaciones «encargara» el crimen por celos. Lo que está claro es que actuaron con gran saña. La amiga íntima de Mimi declaró que a ella no le hablaba mucho de la gente con la que se citaba, aunque cuando lo hacía jamás se refería a episodios negativos, sino a buenas experiencias.

El teléfono ha sido analizado por el Laboratorio Central de Criminalística, con tecnología puntera israelí; aunque la marca Huawei, la que utilizaba Míriam, presenta algunos obstáculos para la investigación:las actualizaciones de esta empresa china requieren varios meses de adaptación del sistema que utiliza la Guardia Civil, por lo que se pueden perder conversaciones que sean importantes.