Monumento del Corazón de Jesús, en el Cerro de Los Ángeles
Monumento del Corazón de Jesús, en el Cerro de Los Ángeles - JOSÉ RAMÓN LADRA

Cerro de Los Ángeles: Un siglo en el corazón de España

El centro geográfico de la Península celebra el centenario del acto por el que el país se consagró al Corazón de Jesús

MadridActualizado:

Extiende sus manos desde un cerro testigo, a algo más de 666 metros sobre el nivel del mar, como un faro que guía a todo el que entra a Madrid desde el sur. Su gesto invita a llegar hasta Él. Arriba, en la enorme explanada que domina el monumento al Corazón de Jesús, se puede leer: «Venid a mí todos los que trabajáis y vivís agobiados, que yo os aliviaré». Una placa informa de la presencia de un vértice geodésico: el cerro de los Ángeles presume de su condición de centro geográfico de la península ibérica. El corazón de Jesús, en el corazón de España.

El próximo 30 mayo se cumplirá un siglo del acto por el que el país se consagró oficialmente, en este lugar, al Corazón de Jesús. «Fue, al mismo tiempo, un punto de llegada y un punto de partida», explica a ABC, sobre su importancia histórica, José Rico, obispo auxiliar de la diócesis de Getafe. «Como punto de llegada, convergieron en ese acto motivaciones eclesiales y civiles, vividas desde la armonía de una sociedad confesionalmente católica», asegura. En lo eclesial, supuso la respuesta a la «llamada realizada por el papa León XIII, cuando en junio de 1899 consagró el género humano al Corazón de Jesús». En lo civil, «el inicio de un creciente cuestionamiento de la confesionalidad católica del Estado y la reivindicación de una laicidad que exigía al Jefe del Estado o al gobierno de la nación sacar del espacio público las manifestaciones de fe».

«Corazón de Jesús Sacramentado, Corazón del Dios – Hombre, Redentor del Mundo, Rey de Reyes y Señor de los que dominan: España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante ese trono de tus bondades que para Ti se alza en el centro de la Península», así inició su discurso Alfonso XIII bajo el monumento original, del que hoy solo se conservan sus ruinas. «Gracias, Señor, por habernos librado misericordiosamente de la común desgracia de la guerra que tantos pueblos ha desangrado –Primera Guerra Mundial–: continuad con nosotros la obra de vuestra amorosa providencia», recogió las plegarias del monarca la crónica que ABC publicó.

Alfonso XIII, en el acto de 1919
Alfonso XIII, en el acto de 1919

Dinamitado en la guerra

Pero nada pudo evitar que el odio cainita de la Guerra Civil llegara. En sus albores, un 7 de agosto de 1936, el monumento del arquitecto Carlos Maura Nadal y del escultor Aniceto Marinas fue «fusilado» y dinamitado por un escuadrón de radicales. Los cinco jóvenes de Acción Católica –asesinados el 23 de julio de 1936– que custodiaban por turnos el convento del Cerro de los Ángeles no pudieron frenar su ataque. Sus almas descansan ahora en la cripta, donde se les rinde un homenaje eterno.

Desde la diócesis aseguran que, con el centenario –al que se suma el Año Jubilar– se ha notado un aumento creciente de grupos que peregrinan al Cerro de los Ángeles. «Llegan con la intención de cruzar la Puerta Santa y ganar el jubileo», explica el obispo auxiliar de Getafe. «La participación es mucho mayor los fines de semana, pero también va creciendo el número de los grupos que acuden de lunes a viernes: colegios, parroquias, movimientos, diócesis, hermandades...». El Cerro de los Ángeles recibe su nombre de la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles, patrona de Getafe. Su culto se remonta al siglo XIV. «Hay noticias ciertas ya en esa época de una ermita dedica a la Virgen con esta advocación», dice monseñor Rico.

Patrona franciscana

Desde Madrid, los Padres Franciscanos, sobre todo desde la Iglesia San Francisco el Grande, organizaban con frecuencia peregrinaciones al cerro. «En una de esas peregrinaciones a inicios del siglo XX surgió la idea de ubicar allí un monumento al Sagrado Corazón de Jesús y realizar la consagración de España. Se cumplía también un lema fundamental de la espiritualidad cristiana: a Jesús por María».

La iniciativa de consagrar España al Corazón de Jesús partió de seglares católicos. Francisco Belda lanzó la propuesta en la revista La Semana Católica el 13 de junio de 1900. Después, en 1911, en el marco del Congreso Eucarístico celebrado en Madrid, la asociación seglar femenina Unión de Damas Españolas, recuperó la idea.

«En rigor, la primera consagración de España al Corazón de Jesús fue el 1 de julio de 1911, en la clausura del Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Madrid. El acto se llevó a cabo en el salón del trono del Palacio Real, punto de llegada de una procesión eucarística que había comenzado en la iglesia de los Jerónimos, con la presencia del joven rey Alfonso XIII y de la Familia Real», recuerda. «Se señala, sin embargo, el año 1919 como el de la consagración de España al Corazón de Jesús por el alcance y la relevancia que se dio a lo celebrado en el Cerro de los Ángeles», explica monseñor Rico. «El acto superó los límites eclesiales y supuso la participación de toda la sociedad», afirma. España se sumó así a una iniciativa que nació en Iberoamérica.

Próxima renovación

La Diócesis de Getafe acogerá este año multitud de actos relacionados con el centenario. Este fin de semana se ha celebrado un simposio en el que ha repasado la historia del monumento y el 30 de junio tendrá lugar el más esperado de todos: la renovación de la consagración. Se ha retrasado un mes porque, este año, el 30 de mayo –día en el que se cumpliría el centenario–, se celebra la «bajada de la Virgen», fiesta popular en la que la imagen es trasladada en procesión hasta la catedral.