Purificación Causapié (portavoz del PSOE), Manuela Carmena y Pablo Soto (Concejal de Participación Ciudadana) - AHORA MADRID

Carmena y el PSOE pactan destinar 60 millones a los presupuestos participativos de Madrid

Ambos partidos han acordado que será un comisionado quien aplicará la Ley de Memoria Histórica en el callejero

Actualizado:

La alcaldesa de la capital, Manuela Carmena (Ahora Madrid), y la portavoz del PSOE, Purificación Causapié, han escenificado hoy su sintonía al presentar de forma conjunta los presupuestos participativos en los que los madrileños elegirán a qué destinar 60 millones de euros en 2017.

Carmena y Causapié han acompañado al delegado de Transparencia, Participación Ciudadana y Gobierno Abierto, Pablo Soto, en la rueda de prensa en la que ha anunciado que a partir de hoy y hasta el 31 de marzo mayores de 16 años empadronados en Madrid pueden presentar los proyectos a los que quieren destinar el dinero de todos.

Sobre este proyecto, Carmena ha remarcado que constaba en los programas electorales tanto del PSOE como de Ahora Madrid y fue uno de los acuerdos que favorecieron su investidura como alcaldesa, y ha reivindicado que Madrid se había quedado atrás, pues ciudades como París y Nueva York han puesto en marcha este tipo de procedimientos.

«Este Ayuntamiento gobierna en minoría y tiene cada vez más capacidad de llegar a acuerdos», ha ensalzado la alcaldesa, mientras que la portavoz socialista, Purificación Causapié, ha remarcado el apoyo de los socialistas en todas las propuestas del equipo de Ahora Madrid que «mejoran la ciudad».

Proceso

Hasta el 31 de marzo todas las personas empadronadas en Madrid de más de 16 años podrán hacer propuestas y del 15 de mayo al 30 de junio se podrán votar las mejores. La recogida de propuestas han empezado este lunes en https://decide.madrid.es o presencialmente en cualquiera de las 26 oficinas de atención a la ciudadanía repartidas por los 21 distritos.

La bolsa de 60 millones, que corresponden a una parte del presupuesto de inversiones, se dividen en un apartado de 24 millones, destinados a proyectos que impliquen a toda la ciudad, y en otro de 36 millones centrados en cada uno de los 21 distritos, con partidas para cada uno de ellos repartidas de manera proporcional a la población e inversamente proporcional a la renta per capita. El Ayuntamiento, con las propuestas, hará dos informes: uno que establezca la viabilidad y legalidad y otro que determine el coste económico.

Entre el 1 y el 15 de abril se podrán apoyar las propuestas, tanto de la lista para toda la ciudad como de un distrito. Las más apoyadas pasarán a la votación final. El Ayuntamiento estudiará hasta el 14 de mayo que cada una cumple los requisitos. Al finalizar el periodo se publicarán todas las propuestas, tanto aprobadas como rechazadas, con sus informes y valoraciones correspondientes.

A partir del 15 de mayo y durante 45 días, todas las personas empadronadas en Madrid mayores de 16 años podrán apoyar las propuestas que hayan pasado la criba técnica. Cada persona podrá participar en la votación de las iniciativas para toda la ciudad y en la votación de un distrito concreto a su elección.

La selección final se integrará en el proyecto inicial del Presupuesto General del Ayuntamiento de Madrid que apruebe la Junta de Gobierno. Aprobados los presupuestos de 2017 por el Pleno, se publicará cada uno de los proyectos seleccionados con la descripción de las actuaciones y de las fases.

Las juntas municipales de distrito pondrán en marcha espacios presenciales de participación para desarrollar todo el proceso. En estos espacios se promoverá el diagnóstico, debate y diseño colectivo de propuestas, así como su votación en las distintas fases y su posterior seguimiento y evaluación. Las propuestas pueden superar el año de duración, el único requisito es que sea costeada con el presupuesto disponible

Sin quorum

En este proceso no habrá quorum, que determina en otros casos que para que una decisión que se toma por votación sea vinculante lo sea a partir de un número de personas. Pablo Soto ha justificado las razones por las que no se cuenta con el recurso del quorum dado que «es un instrumento que se usa para bloquear procesos de votación», algo muy visible en procesos de referéndum.

En este punto, el delegado ha puesto en valor las cifras de participación de la web Decide Madrid, con 860.000 voto, más de 8.000 propuestas generales, 4.400 debates y 88.000 madrileños registrados en la plataforma. «Ningún procesos de participación en Madrid había contado ni con el 20 por ciento de esto», ha remachado.

Pablo Soto tiene la «ilusión» de que sea un «proceso masivo». A este respecto, Manuela Carmena ha defendido que «cuando nace algo es chiquitito y luego crece». «Hoy ponemos sobre la mesa esta enorme posibilidad. En diez años estaremos acostumbrados y habrá una participación enorme», ha vaticinado.

¿Cómo votar?

Estar empadronado en Madrid y ser mayor de 16 años son los requisitos. En caso de votar a través de Internet se requiere la verificación de la cuenta de usuario de la web, cuyo botón de verificación está en el apartado 'Mi cuenta', en la esquina superior derecha. También se puede validar en cualquiera de las 26 oficinas de atención a la ciudadanía.

Presencialmente se controlará que únicamente se vote una vez con la presentación del DNI. En Internet se comprueba que la cuenta de usuario corresponde a un único ciudadano mediante la facilitación de un código seguro mediante el teléfono móvil que consta en el Ayuntamiento o por correo en la dirección que consta en el padrón.

También se ha puesto en marcha una Mesa de Inclusión con técnicos municipales y asociaciones que trabajan con colectivos en situación de exclusión. Este equipo de trabajo está encargado de diseñar mecanismos especiales para que puedan participar también dichos colectivos en este proceso.

Los presupuestos participativos nacieron en los 80 en Porto Alegre (Brasil). En París se decidirá por esta vía el destino de 426 millones hasta 2020. El año pasado Nueva York destinó 32 millones a presupuestos participativos. Pablo Soto, por su parte, ha destacado que uno de los modelos que más les interesa es el de Reikiavik (Islandia), donde cerca de la mitad de la población ha participado en el proceso. Cada año destinan 1,8 millones de euros.